Desde su nacimiento en 2012, el festival Aural, nacido tras las cenizas de su predecesor Radar (2002-2011), tomó la estafeta de ser el festival referente nacional de las expresiones sonoras abstractas y experimentales internacionales en México. Tras casi tres años de ausencia debido a temas presupuestales y su desincorporación al Festival de México en el Centro Histórico (fmx), su director y fundador, Rogelio Sosa, vuelve a la intrincada batalla que implica hacer un festival atípico, de relevancia cultural para la Ciudad de México.

Con más de 30 artistas de talla local e internacional, del 30 de noviembre al 4 de diciembre, Aural llevará a cabo su edición 2016, en esta ocasión en mancuerna con Bestia, un festival enfocado más en la pesadez y las guitarras del metal abstracto y sus variantes, dirigido por Claudia Curiel.

El menú de Aural-Bestia contempla verdaderas leyendas en diversos géneros, como los extremos Godflesh, referentes del post metal industrial, una presentación cinematográfica de Georges Méliès musicalizada por Lee Ranaldo (ex-Sonic Youth) y John Medeski, al tiempo que trae distintos artistas de talla internacional de culto como Anna Von Hausswolf, la cellista Okkyung Lee, el saxofonista Colin Stetson o el grupo japonés OOIOO, entre muchos otros.

Lee Ranaldo, ex guitarrista de Sonic Youth. (Foto: Cortesía Aural.)

Lee Ranaldo, ex guitarrista de Sonic Youth. (Foto: Cortesía Aural.)

Durante el periodo de ausencia de Aural han pasado varias cosas: los presupuestos para las opciones de calidad en el país han ido a menos, al tiempo que una escena influenciada por Radar y Aural han hecho su propia labor independientes. También subfestivales e iniciativas más extremas y específicas como El Nicho o Umbral se han establecido como referentes de la experimentación, otros tantos como NRMAL (nacido en Monterrey) o el internacional electrónico MUTEK (nacido en Canadá) han aterrizado con tino en la Ciudad de México, ampliando el abanico de opciones que atienden a un público cada vez más ávido de ofertas distintas, poco convencionales, que enriquezcan el panorama cultural local.

Platicamos con el director de Aural, el también artista sonoro Rogelio Sosa, quien nos platicó sobre los motivos de su regreso, las dificultades que encuentran para llevar a cabo un festival de nicho como lo es Aural, su alianza con Bestia y el aporte de su programación a la vida cultural de México.

Sosa hace el recuento de lo ocurrido: “Aural nació en 2011, como parte del Festival de México en el Centro Histórico, con quienes tuvimos cuatro años consecutivos de programación. Sin embargo, hubo varios cambios en la dirección del festival, que fueron dejando del lado de su agenda a Aural. Eso dio pie a que su ejecución fuera complicada, y decidimos también que era tiempo de darnos un descanso, ya que el festival implica un trabajo constante y duro, del que, en algún momento yo necesitaba un poco de distancia del mismo.

“Tras un año de descanso, retomé de nueva cuenta para evaluar cómo podíamos mover el festival, ahora de manera independiente sin el apoyo del fmx, con mi socia actual, Sonia Lora, a través de su fundación y de mucho cabildeo para encontrar apoyos. Así dimos con la forma de realizarlo este año. Y conforme avanzaba nos dimos cuenta que coincidían las fechas con el festival Bestia, que se realiza a principios de diciembre, y Claudia Curiel, su directora, que es una antigua colaboradora y que encabeza un gran festival, accedió también a sumar esfuerzos a nivel de programación y detalles técnicos (no todos, sólo algunas cosas). Hacerlo solos cada uno por su cuenta cada festival resultaba difícil para ambos, así que la sinergia entre estos festivales ‘primos’ (comparten afinidades y cierto público) es algo que nos ayuda a resolverlo y generar mayor impacto en todos los aspectos”.

De izquierda a derecha: Claudia Curiel, directora de Bestia; Rafael Villegas, del equipo de programación y contenidos de Aural, y Rogelio Sosa, director de Aural. (Foto: Cortesía Aural.)

De izquierda a derecha: Claudia Curiel, directora de Bestia; Rafael Villegas, del equipo de programación y contenidos de Aural, y Rogelio Sosa, director de Aural. (Foto: Cortesía Aural.)

Ante un panorama sumamente competido, burocrático, con el dólar por los cielos y un creciente recorte presupuestal, Aural suma de forma distintiva y única al panorama de festivales musicales en México. Rogelio Sosa nos platica que “desde que nació Aural, éste ha ido en otra dirección, pese a que hay iniciativas de distintos frentes, a veces muy radical en lo experimental, como El Nicho, o más híbridas como NRMAL, por ejemplo, que también tiene acercamientos bastante interesantes en su programación (…). Yo creo que de cualquier forma, Aural sigue siendo muy diferente, no sólo en lo que se oferta habitualmente en términos de sus artistas, sino también en su formato: tiene varios conciertos gratuitos, tratamos de no tener más de cuatro actos, a diferencia de otros festivales de corte masivo, que tienen más de dos escenarios y sets kilométricos. No estoy en contra de eso, pero a mí, como músico y público, ese formato nunca me ha funcionado”.

Es oportuno apuntar que Aural también se caracteriza porque su propuesta mezcla públicos de distinta índole, que parecería que de principio ni siquiera se pueden tocar. “Uno puede acudir a escuchar todo si así se desea, pero en esencia es un festival de rango amplio, con sedes cambiantes y artistas que pueden ir de la experimentación al performance, a cuestiones incluso más rock o pop.

“Es un festival también muy ‘estudiado’, digámoslo así, en el sentido de la curaduría y de elegir a quiénes traemos, artistas que sentimos que están creciendo, o quienes están llevando su propuesta a lugares únicos e interesantes, como Anna Von Hausswolff, por ejemplo; agrupaciones que sentimos que debieron haber venido y nunca vinieron a tocar a México, que creemos es importante que la gente vea, como el caso de Godflesh; artistas que van a tocar juntos y nunca lo han hecho antes, como lo que hará Medeski con Ranaldo”.

 

Cocinando ruido con amor

Un festival con las características de Bestia o Aural, si bien requiere de un interés claro de la gente que solventa su boleto, no se constriñe a un objetivo meramente financiero, no es su eje primordial, sería difícil plantearlo así desde la palestra en la que se apoya, la música de culto, arriesgada, difícil, que reta al escucha de cierta manera a romper los moldes de la música que suele escucharse en los canales convencionales. En este sentido, Sosa apunta: “A final de cuentas somos promotores, creemos que este tipo de cultura en particular sí se diferencia respecto a la masificación y el entretenimiento de otras propuestas. Los conciertos que presentamos son acciones importantes en torno incluso a nuestra visión social particular.

“Nuestra travesía es complicada, partiendo que somos un festival con presupuesto limitado, somos un festival subvencionado a final de cuentas, y eso nos pone en una situación tal vez privilegiada pero también difícil de resolver. Somos mucha gente, mi figura de director es casi horizontal porque todos hacemos de todo, es un equipo grande que tiene mucha experiencia trabajando juntos por años, gente que se ha ido conformando durante poco más de una década de colaboración, una familia, en la que como en la cocina cada integrante cumple una labor específica”.

En palabras de Sosa, Aural y Bestia cumplen con una función muy específica: “los mexicanos tenemos derecho a disfrutar de una propuesta de calidad, es una de las cosas más enriquecedoras que hay, me parece.

“Han pasado dos años y medio, y quizás mucha gente no conoce el proyecto. Ese público nos interesa demasiado que se acerque al nuevo Aural. Los invitamos a descubrir estas músicas que están de alguna forma fuera, en su gran mayoría, del panorama cotidiano de la actividad cultural mexicana, asegurándoles un menú bastante interesante. Mantener un público fiel es importante, pero rompiendo este silencio impulsamos la labor de descubrimiento, más que nada”.

Para más información y consultar la cartelera completa, se pueden visitar los sitios de ambos festivales:

http://www.festivalaural.mx/

http://bestiafestival.com/

 

Contacto:
Twitter: @RAikA83

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

ricardo-anaya-fb
Anaya deberá hacer pública su declaración de impuestos: IMCO
Por

“Nosotros no somos la Auditoría Superior de la Federación (ASF), no somos un despacho de auditoría contable para certifi...