Reuters

Las autoridades fiscales de Australia y Nueva Zelanda están investigando por posible evasión de impuestos a los clientes locales de una firma de abogados con sede en Panamá en el centro de una enorme filtración de datos.

Probablemente otros países hagan lo mismo, luego de la filtración el fin de semana de más de 11.5 millones de documentos del bufete Mossack Fonseca, con sede en el paraíso fiscal de Panamá, que revelaron detalles sobre transacciones financieras oscuras de cientos de miles de clientes en múltiples jurisdicciones.

Los documentos están en el centro de una investigación publicada el domingo por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés) y más de 100 organizaciones de noticias del mundo.

PUBLICIDAD

El diario alemán Süddeutsche Zeitung dijo que recibió los documentos y luego los compartió con otros medios de comunicación.

Los “Documentos de Panamá” o “Panama Papers” cubren un periodo de casi 40 años, desde 1977 hasta diciembre pasado y supuestamente revelan que algunas firmas domiciliadas en paraísos fiscales habrían sido utilizadas para el lavado de dinero, el tráfico de armas y drogas y la evasión de impuestos.

“Pienso que la filtración probará ser probablemente el mayor golpe que el mundo ‘offshore’ haya recibido debido a la extensión de los documentos”, dijo Gerard Ryle, director del ICIJ.

El diario británico The Guardian dijo que los documentos revelaron una red de transacciones offshore secretas y créditos por un valor total de 2,000 millones de dólares que conducen a amigos cercanos del presidente ruso Vladimir Putin. Reuters no pudo confirmar estos detalles de manera independiente.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, no respondió inmediatamente a un pedido de comentarios de Reuters el lunes.

La Oficina Australiana de Impuestos (ATO, por su sigla en inglés) dijo que está investigando a más de 800 clientes de Mossack Fonseca.

“Hasta el momento hemos identificado más de 800 contribuyentes individuales y hemos vinculado más de 120 de ellos a un proveedor de servicios ‘offshore’ asociado con sede en Hong Kong”, dijo la ATO en un comunicado enviado por correo electrónico a Reuters. La oficina no reveló el nombre de la compañía de Hong Kong.

 

Siguientes artículos

¿Cómo convertir a México en una economía del conocimiento?
Por

Durante la próxima década México podría convertirse en una de las diez economías más grandes del mundo. ¿El reto? Trasce...