La endeudada petrolera OGX, del millonario brasileño Eike Batista, presentó el 30 de octubre la mayor solicitud de protección por bancarrota en la historia corporativa de América Latina.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

BRASILIA  – Un juez brasileño aceptó un pedido de protección por bancarrota de la petrolera brasileña OGX, del millonario brasileño Eike Batista, en una decisión que excluye a las filiales de la empresa en el extranjero y aprueba el proceso de las empresas con sede en Brasil.

El juez Gilberto Matos, del Cuarto Juzgado Empresarial de la Corte de Justicia de Río de Janeiro, rechazó la petición de protección para OGX Internacional y OGX Austria, sin embargo, la autorizó para Petróleo e Gás Participações y OGX Petróleo e Gás SA.

La compañía petrolera de Batista va a apelar a la decisión, dijo a Reuters el abogado Márcio Costa, del Bufete de Sergio Bermudes, contratado por OGX para conducir el proceso.

“Esta decisión estorba el proceso de protección por bancarrota, termina permitiendo que algunos acreedores cobren su deuda en Brasil y Austria (…) los recursos fueron recaudados en el exterior para su uso en Brasil, el juez no tomó eso en consideración”, dijo el abogado de OGX.

La endeudada petrolera OGX presentó el 30 de octubre la mayor solicitud de protección por bancarrota en la historia corporativa de América Latina.

La solicitud de protección se convirtió en la única alternativa para la compañía después de que fracasaron las negociaciones con los tenedores de 3,600 millones de dólares en bonos en el exterior para reestructurar la deuda.

La Justicia terminó siguiendo la opinión del Ministerio Público de Río de Janeiro, que pidió el rechazo parcial de la protección por bancarrota sobre la base del principio de territorialidad, según el cual una sociedad empresarial debe ser procesada por una eventual quiebra o reorganización en el país en que tiene su sede.

 

Siguientes artículos

Samsung pierde juicio contra Apple; pagará 290 mdd
Por

 Apple había solicitado 379.8 millones de dólares, mientras que Samsung argumentó que debería pagar 52.7 millones de dól...