Tras el accidente, las acciones de la empresa TransAsia cerraron con una baja de 6.9%, su mayor declive porcentual desde fines de 2011.

Reuters

Un avión de TransAsia Airways con 58 pasajeros y tripulantes se estrelló en un río poco después de despegar desde un aeropuerto en el centro de Taipéi el miércoles, en un accidente que dejó 23 muertos y dos decenas de desaparecidos, informaron funcionarios.

PUBLICIDAD

Milagrosamente, 15 personas sobrevivieron al accidente después de que el avión se tambaleó entre edificios, golpeó a un taxi y un paso elevado con su ala derecha y se estrelló de cabeza en un río poco profundo.

Dramáticas imágenes tomadas por un automovilista y publicadas en Twitter mostraron al avión ATR 72-600 escorándose sobre una autopista poco después de despegar con un clima aparentemente despejado en un vuelo local hacia la isla de Kinmen.

“Nunca vi algo como esto. Esto no tiene precedentes”, dijo un rescatista voluntario de apellido Chen sobre el más reciente de una serie de desastres que han afectado a aerolíneas asiáticas en los últimos 12 meses.

Imágenes de televisión mostraron a sobrevivientes con chalecos salvavidas intentando alejarse nadando de los restos del aparato. Otros, incluyendo a un niño pequeño, fueron llevados a la costa en botes inflables.

Equipos de rescate de emergencia se agolparon alrededor del fuselaje parcialmente sumergido del vuelo GE235, que descansaba sobre uno de sus costados en el río, tratando de ayudar a las personas que se encontraban a bordo.

La aeronave no impactó edificios de departamentos por metros, aunque no estaba claro si se trató de suerte o si el piloto maniobró para caer en el río.

La imágenes mostraron una furgoneta derrapando hasta detenerse en el dañado paso elevado, esquivando por poco el ala del avión, con pequeños trozos del avión diseminados a lo largo de la carretera.

El presidente ejecutivo de TransAsia, Peter Chen, hizo una pronunciada inclinación durante una conferencia de prensa transmitida por televisión al disculparse con pasajeros y tripulantes.

Las acciones de TransAsia cerraron con una baja de 6.9%, su mayor declive porcentual desde fines de 2011.

El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que su Gobierno había ofrecido a Taiwán cualquier colaboración necesaria tras el accidente.

 

Solicitud de ayuda

La última comunicación de uno de los pilotos fue “Mayday Mayday, se apagó un motor”, según una grabación de control de tránsito aéreo en liveatc.net.

Un motor se apaga cuando el suministro de combustible se interrumpe o cuando hay una combustión defectuosa, lo que hace que falle. Sin embargo, los aviones con dos motores generalmente pueden seguir volando incluso cuando uno de ellos ha fallado.

El avión era propulsado por dos turbohélices Pratt & Whitney PW127M. Pratt & Whitney es parte de United Technologies.

El jefe de la autoridad civil de aviación de Taiwán, Lin Tyh-ming, afirmó que el avión tuvo su última mantención el 26 de enero. El piloto tenía 4,916 horas de vuelo y su copiloto, 6,922, agregó.

El aeropuerto Songshan, en el centro de Taipéi, es el más pequeño de los dos que tiene la ciudad y realiza sobre todo vuelos domésticos y conexiones con Japón, China y Corea del Sur.

Un comunicado de la Oficina de Asuntos Taiwaneses de China dijo que 31 de las personas que estaban a bordo eran turistas de la ciudad sureña de Xiamen, cercana a la isla de Kinmen.

El accidente es el más reciente de una serie de contratiempos que han afectado a aerolíneas asiáticas en los últimos 12 meses.

Un vuelo de AirAsia que viajaba a Singapur se estrelló poco después de despegar desde la ciudad indonesia de Surabaya el 28 de diciembre, provocando la muerte de las 162 personas a bordo.

También el año pasado, un avión de Malaysia Airlines desapareció y otra aeronave similar fue derribada en Ucrania, con una pérdida combinada de 537 vidas.

TransAsia es la tercera mayor aerolínea de Taiwán. Uno de sus aviones ATR 72-500 se estrelló mientras trataba de aterrizar en las Islas Pescadores en julio de 2014, provocando la muerte de 48 de sus 58 pasajeros y tripulantes.

Taiwán tiene un pobre historial de seguridad aérea en los últimos años, incluyendo la desintegración de un Boeing 747 de China Airlines que volaba de Taipéi a Hong Kong en 2002, en el que murieron 225 personas.

En 2000, un avión de Singapore Airlines que despegaba con destino a Los Ángeles durante una tormenta golpeó equipos de construcción en la pista, muriendo decenas de personas.

El aparato implicado en el incidente del miércoles es uno de los primeros ATR 72-600, la última versión del avión turbopropulsado, que fue recibido por TransAsia en 2014, como parte de un pedido de ocho aparatos hecho dos años antes.

Este avión de 72 asientos es usado principalmente para conectar la capital, Taipéi, con ciudades más pequeñas e islas.

ATR es un emprendimiento conjunto entre Airbus y Alenia Aermacchi, subsidiaria de la italiana Finmeccanica.

 

Siguientes artículos

Banorte destinará 35,000 mdp para impulsar vivienda
Por

El programa “Hogar para tu Familia” atenderá las necesidades de vivienda de trabajadores estatales y municipales que ant...