El informe de perspectivas económicas globales del organismo advierte que una tendencia de bajos precios del crudo impactará al crecimiento y complicará el panorama de inversión para los países productores, México incluido. 

 

Las inversiones en producción y desarrollo de complejos petroleros, combustibles como el gas shale, la exploración de arenas petrolíferas (tar sands) y exploración de aguas profundas, podría verse amenazada por los bajos precios del petróleo.

Los países en desarrollo pueden beneficiarse de los bajos precios del petróleo siempre y cuando la tendencia venga acompañada con un mayor crecimiento global, advierte el Banco Mundial.

PUBLICIDAD

El reporte Perspectivas Económicas Mundiales explica que la disminución del precio del petróleo refleja una confluencia de factores relacionados con la oferta y mermas en la demanda, como consecuencia, han aumentados los riesgos geopolíticos en algunas zonas y se ha contribuido con el fortalecimiento del dólar.

Los precios del petróleo cayeron de manera abrupta en la segunda mitad de 2014, el declive, dice el BM, puede interpretarse como el fin del ‘super ciclo’ en los precios del petróleo, que podrían aumentar sólo marginalmente en 2016.

petroprecios

“Se espera que el petróleo siga con precios bajos en 2015, lo cual se verá acompañado por cambios importantes en el ingreso real de países exportadores de petróleo y países importadores de petróleo. Para muchos de estos países importadores, los precios más bajos contribuyen al crecimiento y reducen las presiones fiscales, inflacionarias y externas”, expone el documento.

La baja de precios de 2014 es una de las más significativas en los últimos 30 años. Entre 1984 y 2013 se reportaron cinco episodios en los que el precio del crudo cayó más de 30% en seis meses, estos ocurrieron durante la Gran Depresión, la recesión de EU en 1997 y en 2001, en la crisis asiática de 1997 y en la crisis financiera global de 2008.

¿Cuáles serán los efectos en el crecimiento?

El Banco Mundial enlista una serie de efectos derivados del precio del petróleo a la baja.

Poco margen para intervención monetaria: En el pasado, una baja abrupta en el precio del petróleo que genere distorsiones en los mercados y la economía, podría implicar una intervención de política monetaria, sin embargo, en el contexto actual, los bancos centrales tienen poco margen de acción.

La gente ahorra más: Tener un contexto en el que el precio del petróleo cae, combinado con incertidumbre económica puede traducirse en una mayor tendencia a ahorrar, esto reduce los flujos derivados del consumo y genera un ritmo de crecimiento más lento.

Reducción de inversiones en nuevos proyectos de exploración:

“Los bajos precios del petróleo podrían poner especialmente en riesgo los proyectos de inversión petrolera especialmente en los países de bajos ingresos, como Mozambique y Uganda, asimismo podría reducir la inversión para fuentes poco convencionales de energía, como el gas Shale, las arenas petrolíferas y la exploración de aguas profundas, especialmente en México, Brasil, Canada y Estados Unidos y la zona del Ártico”, señala el Banco.

Impacto fiscal: De acuerdo con el Banco Mundial, la baja en el precio del crudo puede generar pérdidas fiscales para los países productores, pues los precios fijados para el equilibrio fiscal exceden la realidad de los precios internacionales actuales.

“En algunos países, la presión será mitigada en parte por el aprovechamiento de reservas internacionales y de activos, en contraste, las naciones más frágiles, como Libia y Yemen, no tendrán mecanismos significativos, lo que generará ajustes en la parte fiscal, disminución en la producción y depreciaciones”, advierte.

 

Siguientes artículos

Empleo en EU impulsa acciones en Wall Street y la BMV
Por

El Dow Jones cerró en 17, 584.52 unidades, con un aumento de 1.23%, mientras que el S&P 500 cerró en 2,025.89 unidad...