Cinco años después de la crisis, las tenencias no deseadas siguen siendo todo un reto.

 

Reuters

FRANCFORT – Los bancos alemanes poseen más de 600,000 millones de euros (mde) en activos no deseados, lo que remarca la magnitud del desafío de reestructuración para el sector financiero del país casi cinco años después del derrumbe de Lehman Brothers.

PUBLICIDAD

Según cálculos de Reuters basados en los informes anuales de los principales bancos alemanes, las entidades de préstamo buscan deshacerse de unos 637,000 mde (833.000 millones de dólares) en activos que incluyen bienes raíces y prestamos navieros además de deuda pública.

La suma equivale a la producción económica anual de Holanda.

Entre las instituciones con los activos menos “esenciales” están las más golpeadas por la crisis financiera global en Alemania, lideradas por los bancos rescatados Hypo Real Estate , WestLB y Commerzbank.

La montaña de tenencias no deseadas ha aumentado desde que los reguladores globales forzaron a los bancos a disponer de más capital para activos riesgosos, una regla que ha obligado a muchos a reducir sus balances en forma radical.

Los activos que no han podido vender inmediatamente han sido dispuestos en unidades bancarias “no esenciales”, que según advertencias de expertos podrían permanecer durante décadas.

 

Siguientes artículos

Preocupa a China plan de libre comercio de EU
Por

Temen que la liberación comercial entre los continentes sea en realidad una medida para cercar sus mercados frente al re...