Ante las señales de que la recuperación económica está cobrando impulso, el Banco de Japón (BoJ) decidió mantener intacta que su política monetaria este viernes, aunque seguirá estando detrás de la Reserva Federal (Fed) respecto a una salida de su programa de estímulo.

El banco central japonés también mejoró su evaluación del consumo privado y el crecimiento en el extranjero y dejó sin cambios su compromiso de aumentar sus tenencias de bonos a un ritmo anual de 80 billones de yenes (729,330 millones de dólares).

En conferencia de prensa, posterior al anuncio de política monetaria, el gobernador del BoJ, Haruhiko Kuroda, mencionó que la inflación está lejos de su objetivo de 2%, por lo que no dejará su postura ultralaxa por el momento, pero se analizará una estrategia de salida cuando se alcance el objetivo de inflación y el crecimiento de los precios se mantenga estable.

El BoJ actúo según lo esperado por el mercado al mantener su promesa de guiar las tasas de interés a corto plazo a menos 0.1% y el rendimiento de los bonos del gobierno japonés a 10 años en torno al cero por ciento.

PUBLICIDAD

Además, lo anunciado este viernes ofreció una visión más optimista que la de la reunión anterior de abril, cuando el BoJ dijo que el consumo era “resistente”.

Con información de Reuters.

 

Siguientes artículos

Rusia elimina al líder del Estado Islámico
Por

El líder extremista habría perdido la vida tras un ataque aéreo ruso realizado cerca de la ciudad siria de Al Raqqa.