El proyecto tendrá un costo de 93.5 millones de dólares (mdd) de los cuales 38.5 mdd serán proporcionados por el gobierno y el resto será financiados por el Banco Mundial. 

 

 

 

 

El  Banco Mundial (BM) financiará, a través de un préstamo de 55 millones de dólares (mdd),  la modernización institucional, así como la mejora de la calidad y sostenibilidad del abastecimiento de agua zonas urbanas del estado de Oaxaca, informó el organismo financiero en un comunicado.

El Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), será el prestatario del préstamo del BM, quien a su vez, re-prestará los fondos al Gobierno de Oaxaca. Se trata de un préstamo a una tasa de interés y margen fijo, a pagar en un plazo de 18 años con un periodo de gracia de cinco años incluido.

El proyecto tendrá un costo de 93.5 millones de los cuales 38.5 millones serán proporcionados por el gobierno, a través del Programa de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento en las Zonas Urbanas (APAZU) de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y  55 millones serán financiados por el BM.

“El proyecto busca mejorar  las condiciones administrativas y de distribución del recurso hídrico a fin de atender necesidades básicas de parte de la población que hoy cuenta de manera interrumpida con este servicio generando obstáculos en el desarrollo del estado y pérdidas productivas importantes”, dijo Gloria M. Grandolini, directora del Banco Mundial para México y Colombia.

“Es también un complemento importante al amplio paquete de servicios que venimos brindando al estado desde 2011, que incluye servicios de conocimiento y de convocatoria a través de los cuales compartimos experiencias exitosas probadas en otras partes del mundo y las implementamos en Oaxaca”, añadió.

El proyecto será implementado en 18 municipios de Oaxaca donde el 58% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. Se espera que la mejora de la calidad y sostenibilidad de los servicios de agua tenga múltiples beneficios, entre ellos: la prevención de las enfermedades relacionadas al consumo de agua, así como un fuerte impacto en la productividad. Busca que en los primeros cinco años de implementación, 650,000 personas se beneficien de agua de mejor calidad.

El estado de Oaxaca tiene la tercera cobertura más baja de agua potable (79%) después de Chiapas y Guerrero, y la más baja cobertura de saneamiento (71%) en el país. Esto contrasta con la alta disponibilidad de recursos hídricos con los que cuenta Oaxaca al ser el estado con la quinta mayor reserva de agua subterránea del país.

El estado eligió la utilización de un  instrumento financiero llamado Programa por Resultados, que proporcionará  financiamiento a medida que se vayan obteniendo resultados.

 

 

 

Siguientes artículos

Bolsas cierran con avances marginales
Por

La sesión fue de altibajos en la que se publicaron indicadores económicos en Estados Unidos, y un aumento en las tension...