El Banco Mundial (BM) rebajó sus previsiones de crecimiento para América Latina hasta 0.9% en 2019, año en el que ha abogado por más programas sociales para los “más pobres y vulnerables” de la región.

Así lo anunció la dependencia, quien explicó que la revisión a la baja se debe principalmente al “débil o negativo” desarrollo de Brasil, México, Argentina y el “trágico colapso” en Venezuela.

Sin embargo, excluyendo a Venezuela, el Banco prevé que el crecimiento en América Latina y el Caribe sea de 1.9% en 2019 y 2.7% en 2020.

En contraste, hace 6 meses las previsiones del organismo multilateral para la región eran de una expansión del 1.6 % para este año, una cifra que ya había sido rebajada ampliamente del pronóstico anterior.

Para hacer frente a esta situación Carlos Végh, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, espera que los países de la región desarrollen redes de protección social para apoyar a la población más pobre y vulnerable durante los ciclos de desaceleración económica.

“Los programas sociales que ayudan a absorber el impacto de las crisis económicas son comunes en los países desarrollados, pero no están lo suficientemente extendidos en esta parte del mundo”, explicó.

Para el directivo del BM, esta es una agenda social pendiente en la región para asegurar que “aquellos que recientemente escaparon de la pobreza no den ningún paso atrás”.

Así, Végh subrayó la importancia de la inclusión de estabilizadores automáticos, como un seguro de desempleo, en la mayoría de los países de Latinoamérica y el Caribe.

“Son necesarios programas sociales de segunda generación, cuyo propósito es proteger y ayudar a los pobres y a los vulnerables en las épocas malas”, dijo el economista, que aseguró que la región tiene un déficit importante en ese sector.

Puedes leer: Grandes economías de Latinoamérica seguirán bajo presión este año: Fitch

Por países, Argentina ha comenzado 2019 inmersa en una severa recesión, y el BM proyecta que su Producto Interno Bruto caerá un 1.3 % este año, tras una contracción del 2.5 % en 2018.

“No es culpa de Argentina: cuando uno tiene una política fiscal y monetaria sumamente restrictiva afecta al crecimiento del país en cuestión. Está siendo un mal necesario porque Argentina no podía continuar con la crisis financiera”, observó.

Sin embargo felicitó al Gobierno argentino ya que el tipo de cambio “se está estabilizando”, la inflación “sigue alta pero contenida” y se espera un crecimiento positivo para 2020.

Por su parte, México ha empezado el año con un crecimiento “modesto, pero estable”, por lo que el organismo con sede en Washington proyecta un crecimiento del 1.7 % para 2019.

“Los mercados están un poco preocupados por lo que podrían ser en el futuro las políticas energéticas de la nueva Administración, pero la parte positiva es que el nuevo Gobierno ha demostrado tener una política fiscal sumamente seria”, argumentó.

La economía de Brasil, que se contrajo fuertemente en 2015 y 2016 y luego recobró su crecimiento positivo en 2017, avanzará un 2.2 % en 2019, de acuerdo a las previsiones del BM.

La situación en Venezuela sigue preocupando profundamente a la institución multilateral, que cree que ese país está sufriendo “la peor crisis en la historia moderna de la región”.

El BM considera que las condiciones socioeconómicas en Venezuela continúan deteriorándose rápidamente por la caída en el precio del petróleo, las políticas altamente distorsionadoras del Gobierno, un ajuste fiscal desordenado y una mala gestión económica.

 

Siguientes artículos

Capitolio-Congreso-Estados Unidos
EU no ha dado ningún tipo de ayuda al Gobierno de Honduras: Hernández
Por

En el caso del aporte económico de Estados Unidos en el país, “en algunas ocasiones se ha atrasado y en otras ni ha lleg...