El Banco de México (Banxico) redujo su estimación de crecimiento para el país en 2016 desde un rango de 2.5-3.5% hasta 2.0 y 3.0%.

Para 2017, el pronóstico del banco bajó a un rango de 2.5- 3.5%, desde un rango de 3.0-4.0%

Los riesgos más importantes que detecta el banco central en la baja del crecimiento económico están una actividad industrial en Estados menor a la esperada, que los precios del petróleo no se recuperen e impacten en el gasto interno y que se acentúe aún más la volatilidad en los mercados financieros internacionales.

PUBLICIDAD

“Esto se ha dado en un entorno complicado para la política monetaria nacional. La economía mexicana se ha enfrentado a factores externos complejos, como los niveles débiles de crecimiento en la actividad global y una tendencia a la baja en los precios internacionales de los precios de petróleo”, dijo Agustín Carstens, gobernador del banco central.

La junta de gobierno de Banxico ve que los choques de oferta favorables vistos en la inflación durante 2015 ya no estarán visibles en este año, aunque espera que se mantenga dentro del rango estimado de 3% más/menos un punto porcentual.

“El comportamiento de la inflación se ha dado en una coyuntura sumamente compleja”, dijo Agustín Carstens en conferencia de prensa correspondiente a la presentación del informe sobre la inflación del cuarto trimestre de 2015.

Ante el deterioro en el entorno externo que enfrenta la economía mexicana, el pasado 17 de febrero, las autoridades mexicanas anunciaron un alza de 50 puntos base de la tasa de referencia a 3.75%, en una reunión extraordinaria.

Asimismo, se suspendieron las subastas de dólares, con la oportunidad de intervenir de manera discrecional en el tipo de cambio y se anunciaron medidas relacionadas a la situación financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Sobre la suspensión de la subasta diaria de dólares, el banquero central argumentó que la junta de gobierno tenía “cierta evidencia de que esa intervención, al ser previsible, atraía actividades de naturaleza especulativa y aceleraba la volatilidad en el tipo de cambio”.

En cuanto a la demanda externa, las exportaciones petroleras mantuvieron una trayectoria descendente, al tiempo que las manufacturas continuaron estancadas en el último trimestre de 2015 y en el primer mes de 2016.

Al hablar sobre los retos para la economía mexicana, el gobernador de la entidad destacó la implementación adecuada de las reformas estructurales que permitan distinguir a la economía mexicana de otros países emergentes, así como mantener el fortalecimiento del estado de derecho y garantizar la seguridad jurídica.

“Es importante seguir enfatizando y promoviendo fuentes de crecimiento internas, ya que el entorno externo seguirá siendo un lastre para el desempeño de la economía mexicana”, comentó.

Respecto al entorno internacional, el gobernador de Banxico dijo que se han registrado ritmos de expansión global bajos, que han repercutido en los volúmenes de comercio.

Sin embargo, destacó que la situación de Estados Unidos ha tenido algunos factores con un desempeño más favorable.

“El consumo ha sido uno de los principales motores. La debilidad de la actividad productiva contrasta con la mejora que ha mostrado el mercado laboral”, precisó el gobernador.

Respecto a China, Carstens dijo que la economía asiática ha aumentado la incertidumbre en cuanto a las perspectivas de expansión, la solidez de su sistema financiero y la efectividad de las políticas económicas que ha implementado.

 

 

Siguientes artículos

Blog: el arte de educar en el mundo digital
Por

Nunca intentes vender en tu blog; su esencia es educar, es una vía para que tengas presencia en la red con sólo un ingre...