Por María Fernanda Navarro y Uriel Naum Ávila

Si bien el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es una incógnita ante la discusión que ha generado el tema entre los candidatos a la presidencia de la República,  Alejandra Barrales, candidata a la Jefatura de Gobierno por la coalición PRD, PAN y Movimiento Ciudadano, asegura tener claro el proyecto que impulsará su gobierno cuando se muden las operaciones del actual aeropuerto de la ciudad.

“La magna obra que se ha convertido en uno de los principales focos de atención de esta campaña electoral, debe seguir avanzando conforme al plan inicial, toda vez que representa una oportunidad para detonar desarrollo para la Ciudad de México”, dijo la candidata en entrevista con Forbes.

El principal interés de Barrales está enfocado en el terreno que, para octubre de 2020, según el plan del gobierno federal, será desocupado.

PUBLICIDAD

En esta zona se podría integrar una ciudad universitaria, similar a la de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); un centro de innovación y desarrollo tecnológico como el de Silicon Valley, en San Francisco; y una zona de áreas verdes tan amplia como la de Chapultepec, asegura.

Si bien, el destino de los terrenos del AICM depende del gobierno federal, quien otorga los permisos de uso de suelo es el Gobierno de la Ciudad de México, por lo que Barrales tiene ya un plan específico respecto a lo que debe ocurrir en esta zona ubicada al oriente de la capital del país.

“En esta visión de ciudad que estoy planteando, hay un Plan Maestro de Ciudad, y hablo de un plan maestro porque estamos visualizando proyectos a 30 años y no a seis como sería en un plan de gobierno; veo claramente que el nuevo aeropuerto es una oportunidad y veo una ventaja en el espacio de 800 hectáreas con el que vamos a contar (del AICM)”, apunta.

La candidata comentó que en esa posible ciudad del conocimiento que se construya en el actual aeropuerto capitalino podría desarrollarse al segmento de la población que busca emprender, y que hoy por falta de capacitación o espacios de coworking le es difícil poner en marcha sus proyectos productivos, sobre todo jóvenes que “tienen muy buenas ideas y se ven dirigiendo su propia empresa en el futuro”.

“Y es que esta ciudad tiene garantizado el nivel bachillerato, pero faltan espacios para los jóvenes que buscan ingresar a la universidad; en ese sentido en el actual aeropuerto de la ciudad se puede desarrollar una segunda Ciudad Universitaria; cabe perfecto toda vez que la actual Ciudad Universitaria tiene 170 hectáreas”, dijo.

La candidata señaló que desarrollar también ahí un ‘Silicon Valley’ permitiría al empresariado y a la gente que “quiera apostarle a la innovación, la tecnología y la capacitación tener un lugar de reunión claro en la ciudad para potenciar sus proyectos e intercambiar ideas y conocimientos”.

La reconstrucción de esta zona apenas representa una fracción del plan de reestructuración de la ciudad, que incluye temas de infraestructura y movilidad, bajo la visión de largo plazo de que en cada una de las futuras alcaldías se concentren centros de empleo, educativos y todos los servicios necesarios para vivir y trabajar.

¿Cuál es tu visión de la vocación económica que debe tener la Ciudad de México y qué sectores se deberían impulsar con el objetivo de que esta urbe no pierda su estatus como la economía más robusta del país?

El objetivo es romper con esa distancia entre los que tienen todo y los que no tienen nada; hay zonas que parecieran solo para pobres y zonas solo para ricos. Nuestro objetivo tiene que ser lograr la equidad y fortalecer las vocaciones económicas de la ciudad.

En este Plan Maestro de Ciudad hemos identificado, y cuando digo hemos me refiero a académicos y especialistas con los que se ha armado esta visión, por lo menos cinco vocaciones económicas en la ciudad.

Hablaría de manera general de la zona centro de la ciudad que tiene una vocación predominantemente de servicios, lo que tiene que ver con el turismo, gastronomía y hotelería. La ciudad tiene todo para ser número uno y he dicho que tenemos que comprometernos a no sólo hacerla la jefa de todas las ciudades, sino posicionarla a nivel internacional, como hoy lo es Madrid, París, Berlín.

En el oriente debemos de reindustrializar la ciudad. Cuando hablo de industrializar no me refiero a las chimeneas, sino a industrias del conocimiento, lo que tiene que ver con capacitar a la gente para elaborar micropartes y lo que se refiere a muchos productos que elaboramos.

No me canso de dar el ejemplo de que México es el principal exportador de pantallas planas, pero 70% de sus partes vienen de otros lugares y países, entonces necesitamos que la gente tenga la capacidad de hacer en esta ciudad todo lo que se requiere para concluir con un buen producto. La ciudad increíblemente no tiene un clúster, no hay ni una cadena de valor en la ciudad.

En la zona suroriente de la ciudad hay que fortalecer una vocación agrícola; es la zona rural, esa zona es suelo de conservación, es un área en donde tendríamos muchas cosas que deberíamos de estar aprovechando y hay que capacitar a las personas que viven en Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco para aprovechar la riqueza del campo, darles las condiciones para la comercialización de su producto.  Somos la número uno en producción de nopal, de amaranto.

También puedes leer: Sheinbaum insiste en reversa al nuevo aeropuerto de la CDMX

Una visión integral a largo plazo

La candidata de Por la CDMX al Frente refiere que su gobierno sería el punto de partida para una serie de proyectos de infraestructura a concretarse en 30 años, después de todo considera que uno de los grandes problemas de la ciudad es que las políticas públicas para enfrentar sus grandes deficiencias, tales como el servicio de agua, se han planteado como retos de corto plazo.

Otra de las certezas de Barrales es que esta “reingeniería de la ciudad” debe llevarse a cabo a través de un esquema de participación público-privado, en el que prive la transparencia para evitar las críticas y oposiciones a las que se enfrentaron diversas obras de infraestructura puestas en marcha o proyectadas por el gobierno de Mancera.

“No hay gobierno que pueda resolver los problemas solo, sobre todo en cambios tan a fondo. Creo que es muy importante, y estoy convencida que es lo que me va a tocar encabezar en este gobierno, que tenemos que volver a replantear la relación entre particulares y gobierno, es muy importante que la gente ubique que es una colaboración que le beneficia a la ciudadanía”, apunta.

¿Qué hay de las familias que quedaron sin hogar por el terremoto del 19 de septiembre de 2017, ¿ellas también están integradas a este plan de reinvención de la ciudad?

Acabo de señalar en el arranque de mi campaña que a mi llegada al gobierno una de las primeras acciones tiene que ser el hacerles justicia a las víctimas del 19 de septiembre; allá afuera hay 250 familias que están en la calle y hoy la ciudad debería de estar volcada a buscarle alternativa a esas 250 familias, me parece que esa debe de ser una prioridad. Más que detenerme a revisar que se hizo o no se hizo bien, me enfoco a lo que me comprometo a hacer y esta debe ser la prioridad.

Hablé también de la justicia que están reclamando otras víctimas de esos sismos, y que tienen que ver con los 19 niños y siete adultos que fallecieron por cuestiones de corrupción del Colegio Rébsamen. Y no me importa que me acusen de que esté hablando de esto, no lo digo como política sino como mamá, y te pones en el lugar de ellos cuando ubicas que tienen un doble agravio cuando no hay justicia muchos meses después y la principal responsable de este impacto pretenda ser jefa de gobierno.

Puedes leer también: En la CDMX se aleja la inversión en vez de atraerla: Arriola

Posibilidades y no probabilidades

Actualmente las encuestas de preferencias electorales colocan a Alejandra Barrales en segundo lugar, detrás de Claudia Sheinbaum, la candidata de Morena a la jefatura de Gobierno.

Sin embargo, Barrales está convencida de que “la tendencia a la baja” de su oponente continuará, y que ella seguirá ascendiendo rumbo a la batalla del 1 de julio. Además, afirma que, a diferencia de su contrincante, que fue elegida por el líder de su partido, ella está en contienda gracias a su trayectoria y a una elección interna.

“La gente sabe que quien está compitiendo no es la candidata, sino el nombre de Andrés Manuel (López Obrador). Además, en mi historia de vida me he confirmado que he crecido a partir de las posibilidades y no concentrándome en las probabilidades. Vengo de una familia que se ha esforzado mucho para sacar a sus hijos adelante, de una colonia popular cerca de Tepito; cualquiera hubiera apostado que mis probabilidades de convertirme en Senadora de la República hubieran sido nulas”.

 

Siguientes artículos

Diario de campañas | Zavala presume su spot; Meade lanza promesas
Por

Día 8 de las campañas por la Presidencia de México y otros puestos de elección popular.