Reuters.- Los precios del referencial estadounidense de crudo tocaron este jueves un máximo de dos años, ya que el cierre de un importante oleoducto desde Canadá y una baja en los inventarios de gasolina apuntaban a un ajuste del mercado, pese al alza de la producción de compañías en Estados Unidos.

El West Texas Intermediate (WTI) subió 54 centavos, a 58.56 dólares por barril, a las 1900 GMT, cerca del pico de dos años de 58.58 dólares alcanzado más temprano en la sesión. En tanto, el crudo Brent ganó 23 centavos, a 63.55 dólares el barril.

Los volúmenes negociados fueron bajos debido a la festividad del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

El cierre del oleoducto Keystone, que tiene capacidad para transportar 590,000 barriles por día (bpd), debido a un derrame la semana pasada elevó los precios del barril a máximos desde junio de 2015 ante la expectativa de una reducción de los inventarios en Cushing, Oklahoma.

PUBLICIDAD

El mercado petrolero ha encontrado apoyo también en la reducción de los inventarios en Estados Unidos, que en la semana al 17 de noviembre perdieron 1.9 millones de barriles a 457.14 millones de barriles. Las existencias han bajado un 15% desde los máximos de marzo a niveles bajo los de 2016.

El mercado desestimó datos que mostraron que la producción en Estados Unidos ha crecido un 15% desde los niveles de mediados de 2016 a un volumen máximo de 9.66 millones de bpd, lo que llevó al país, previamente el mayor importador de crudo, a ser uno de los principales exportadores mundiales de crudo.

El alza en la producción estadounidense amenaza los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Rusia y otros productores de reducir la oferta mundial al limitar su producción.

La OPEP se reúne el 30 de noviembre para discutir sobre su política, con Arabia Saudita presionando por extender el acuerdo que expira en marzo.

 

Siguientes artículos

petroleo-plataforma-Ronda
Precios del petróleo retroceden desde máximos de 2 años
Por

Los precios del WTI retrocedían ante la preocupación por un sobreabastecimiento global.