El Banco Central Europeo actúo según lo esperado y mantuvo sin cambios sus tasas de interés este jueves, al dejar el costo del endeudamiento en mínimos históricos en su intento por estimular el crecimiento y la inflación de la zona euro.

Esta decisión del regulador europeo se esperaba debido a que la respuesta económica tras la consulta del Reino Unido ha sido limitada hasta el momento y a la inacción del Banco de Inglaterra.

La decisión de mantener estable la política monetaria se da luego de que en marzo recortó su tasa de depósitos bancarios para llevarla aún más al terreno negativo, expandió sus compras de activos y ofreció una nueva ronda de créditos baratos.

Al final de su reunión del jueves, el BCE decidió mantener los tipos de interés aplicables a las operaciones principales de financiación, la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito se mantengan sin variación en cero por ciento, el 0.25% y el -0.40%, respectivamente.

PUBLICIDAD

“El Consejo de Gobierno sigue esperando que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales, o en niveles inferiores, durante un período prolongado que superará con creces el horizonte de nuestras compras netas de activos”, destacó en su comunicado.

Lee también: Brexit empañará el panorama de crecimiento: minutas del BCE

 

Draghi no descarta subsidios estatales

El presidente del BCE dijo que un subsidio financiado por el Estado podría ser parte de la solución para manejar el grave problema de los altos niveles de créditos impagos en el sistema bancario de la zona euro, situación que preocupa a las autoridades.

A una semana de la publicación de resultados de las pruebas de estrés a los 51 bancos principales de la Unión Europea, Draghi señaló que los préstamos en incumplimiento de pago son un problema significativo para la rentabilidad futura y para la capacidad que tienen los bancos de otorgar crédito.

Sin embargo, señaló que parte de las reformas en curso del sector bancario deberían incluir un mercado totalmente funcional para préstamos impagos, “posiblemente teniendo también un subsidio público en momentos de circunstancias excepcionales en que el mercado de préstamos impagos no esté funcionando bien”.

 

Turquía, en la mira del BCE

Por otro lado, Draghi también habló sobre Turquía y la situación que atraviesa después del fallido golpe de estado de la semana pasada, evento que reconoció podría afectar la confianza económica en la zona euro.

“Es muy difícil ver cómo estos acontecimientos geopolíticos afectarán a la economía (de la zona euro)”, dijo también refiriéndose al voto por el Brexit en Reino Unido.

“Es muy probable que afecten a la confianza”, precisó.

La salida de Reino Unido de la Unión Europea, la solvencia de la banca italiana y los vaivenes que vive Turquía por la situación política, son temas centrales que definirán las estrategias del BCE para tiempos futuros.

 

Siguientes artículos

Caso Gerardo Ortiz: ¿censura o persecución de un delito?
Por

Lo grave del caso es que se ha creado jurisprudencia para bajar un video de internet, que podría ser utilizada para baja...