Reuters

El Banco Central Europeo (BCE) recortó el jueves sus pronósticos de inflación y estimó que los precios permanecerán por debajo de su meta incluso en el 2018, ya que la energía barata afecta los valores de otros bienes y servicios.

El BCE recortó sus proyecciones de inflación para el 2016 a 0.1% desde 1.0% y bajó la estimación para el 2017 a 1.3% desde 1.6%, dijo el presidente de la entidad, Mario Draghi, al presentar las proyecciones trimestrales de los técnicos del banco.

En su proyección inicial para el 2018, el BCE pronosticó una tasa de inflación de 1.6%, también por debajo de la meta de casi 2%. La inflación ha sido menor a la meta durante tres años y las estimaciones sugieren que seguirá ocurriendo lo mismo por al menos otros tres años.

PUBLICIDAD

La entidad realizó ajustes más modestos a sus proyecciones de crecimiento del producto interno bruto (PIB) después de que la economía de la zona euro incumplió por poco sus expectativas el año pasado y datos recientes indicaron que el consumo se mantiene bien.

El BCE está dispuesto a aliviar su política monetaria en marzo si las turbulencias del mercado financiero o el efecto de los bajos precios de la energía reducen las expectativas de inflación, dijo el lunes el presidente de la entidad, Mario Draghi.

“En primer lugar, vamos a examinar la resistencia del paso de una baja inflación importada a los salarios domésticos, la formación de precios y a las expectativas de inflación”, dijo Draghi ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

 

Siguientes artículos

BMV inicia jornada con ganancias tras estímulos en la zona euro
Por

El IPC, que agrupa a las acciones más negociadas, avanzaba un 0.51% a 44,721.39 puntos. El peso se apreciaba a su nivel...