Las bebidas energéticas contienen una gran dosis de cafeína más carbohidratos, lo mismo que un buen desayuno y una taza grande de café negro.

 

 

Recuerdo que cuando estaba en la prepa o en la carrera, hubo ocasiones en las que nos poníamos una desvelada de aquéllas por estudiar para un examen o también por andar de fiesta. Y al otro día, algún compañero llegaba con la bebida ésa que “te da alas” y te la tomabas, y listo: andabas bastante despierto unas horas, como la fresca mañana. ¿Era efecto de la latita? ¿O creíamos que sí funcionaba? Seguro tú también has probado este tipo de bebidas, y probablemente hasta las has recomendado, pero… ¿sí es verdad esa energía que prometen dar?, ¿son seguras?

PUBLICIDAD

Bueno, pues hay que saber que en un inicio las bebidas energéticas se diseñaron para mejorar el rendimiento de los deportistas; no fueron hechas para mejorar la concentración ni para “despertar”.

Los componente principales de dichas bebidas son los carbohidratos y la cafeína.

Estas bebidas contienen carbohidratos en cantidades muy altas combinados con otros nutrientes que prometen mejorar el estado de alerta y la concentración. Pero, ¿cuáles son estos nutrientes? ¿Funcionan como dicen?

Vamos a empezar por los carbohidratos. Son nutrientes que seguro conoces; se encuentran en la mayoría de los alimentos y funcionan como principal “gasolina” para el cuerpo. Están, por ejemplo, en las frutas, las harinas, los cereales… y cuando los consumes te dan energía. Bueno, pues estas bebidas energéticas los contienen en grandes cantidades y concentrados.

En segundo lugar, la cafeína. Es una vieja conocida de todos nosotros. Hay quien realmente no despierta sin el café de la mañana. Y es cierto: la cafeína es un estimulante del sistema nervioso, aumenta el metabolismo, incrementa el estado de alerta, mejora el ánimo y las funciones cognitivas, además de mejorar el rendimiento en el ejercicio.

Entre otros nutrientes que encontramos en estas bebidas está el extracto de té verde, que contiene grandes cantidades de cafeína; algunos traen yerba mate, que contiene 3 tipos de estimulantes y da efectos similares a los de la cafeína; tiramina, un estimulante moderado del sistema cardiovascular; taurina y gingko biloba, entre otros. A estos últimos se les han atribuido propiedades como mejoría en la función mental, en la concentración, antidepresivos y mejoría en el rendimiento en el ejercicio; sin embargo, ninguno de estos efectos ha sido probado. Es más bien lo que “se dice” que hacen, y la fama que tienen, lo que nos hace tomarles más atención.

Así que se puede decir que estas bebidas energéticas son principalmente una gran dosis de cafeína más carbohidratos, cosa que, de acuerdo con estudios, puede contener un buen desayuno y una taza grande de café negro. Por supuesto, si la idea es realizar, por ejemplo, una carrera o un entrenamiento fuerte, una comida abundante no sería lo más recomendable. Es aquí cuando la bebida que te “da alas” sí te conviene.

Sin embargo, la idea que tenemos de que nos despierta y mejora la concentración (etcétera), no se ha probado. Se han realizado estudios que determinan que en algunos sujetos hay una leve mejoría en la autopercepción de su rendimiento cognitivo, pero no es lo comprobado. Es decir, estos sujetos dicen que se sienten mejor, que sienten que están más concentrados, o que tienen mejor memoria, pero en las pruebas no hay una gran diferencia con aquellos que no tomaron nada.

Por otro lado, hay quien dice que pueden hacer daño las bebidas que dan energía. Esto es según la cantidad que se consuma, y aunque no están reguladas en casi ningún lugar del mundo, se recomienda no tomar más de una al día, ya que los mismos efectos de la cafeína se pueden incrementar y provocar taquicardias, incremento en la presión arterial, malestar del estómago, mareos, etcétera. Además, debido a la alta cantidad de carbohidratos, las personas que tienen algún problema como diabetes o prediabetes, no deberían consumirlas nunca, pues provocan un aumento en la liberación de insulina que les puede afectar.

Entonces la conclusión es que no hacen daño, pero tampoco son el remedio a la desvelada. Más vale evitar la desvelada para poder tomar una y hacer ejercicio, y de esta manera tendrás más energía para seguirle.

¡Hasta la próxima!

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @marsimar

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los 10 países con las expectativas salariales más altas
Por

Suiza es el sitio donde los estudiantes universitarios esperan ganar más dinero una vez que se incorporen al mercado lab...