Un campo de golf proporciona beneficios tanto a la humanidad como a la fauna silvestre. En Latinoamérica por falta de planeación urbana, quizá un campo de golf sea nuestra única garantía para conservar un microsistema en medio de nuestras ciudades llenas de concreto y asfalto.

En los siguientes párrafos, con la asistencia de algunos libros y experiencia personal, les comunicaré algunos de los puntos más relevantes en los cuales una cancha de golf bien cuidada contribuye a la ciudad y a la ciudadanía.

El ecosistema de un campo de golf y sus alrededores proveen hábitat para la vida silvestre. En un campo de golf ubicado en 70 hectáreas, solamente se deben usan alrededor del 30% en fairways, tiros y greens. Lo demás, desde el rough hasta los arbustos, árboles y zonas nativas o “no jugables” es especial para el recreo de la vida silvestre ya que se sienten protegidos desde el rough que es cortado regularmente a pulgada o pulgada y media.

Asimismo, el lago y sus alrededores, dependiendo que tan natural lo tengamos, es un paraíso para aves y su cadena alimenticia. En Punta Mita, cuando construimos y llenamos el lago de cinco hectáreas del campo Bahía, inmigraron 17 especies de aves en menos de un año. Considerando que esa parte era un terreno asignado a recibir escombro, tiene mayor mérito.

PUBLICIDAD

A veces los campos están construidos en colinas, estos fungen como un excelente amortiguador y protector contra la erosión. Regularmente en las primeras lluvias de la temporada, la corriente conlleva tierra suelta y escombro. Al pasar por un campo de golf, este suelo está bien amarrado con los pastos y, lejos de contaminar, contribuye. En temporada de lluvias, el campo de golf también favorece al relleno del manto acuífero.

El campo en si mejora una comunidad al asistir en la reducción del calentamiento global y almacenamiento de carbono. Mejora a sus alrededores directa e indirectamente, inclusive se sentirá menos calor que en la ciudad que por obvias razones de ser puro concreto y asfalto, se siente el infierno.

En tiempos recientes, hay más instituciones involucradas con el medio ambiente en relación al golf como Golf Environmental Organization (La única en la cual confió), asimismo, distintas marcas de diseño están corrigiendo sus prácticas ya que existen afortunadamente más clientes conscientes del cuidado de la naturaleza. En lo personal, hemos ido implementando cada vez más y mejores prácticas sustentables en nuestros diseños.

Aunque algunos modelos antiguos aun contribuyen “de rebote” a la naturaleza. Hoy en día, es importante que una comunidad de golf se proyecte y se construya bajo un modelo de conciencia, sensibilidad y respeto desde la primer pincelada.

 

Contacto:

Twitter: @Pizagolfdesign / @arqpiza

Facebook: Pizá-Golf-Design

Página web: Pizá Golf Design

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

instagram-smartphone
Llegan a México los videos en vivo para Instagram
Por

En noviembre del año pasado, la función que permite conectar a la comunidad de forma divertida, fue habilitada en difere...