Los mexicanos trabajan, en promedio, unas 2,246 horas al año, 480 más que el promedio de los países que forman parte de la OCDE, según el estudio “Employment Outlook”, elaborado por este organismo. Y es muy probable que empleados y ejecutivos hayan pasado buena parte de ellas en juntas y reuniones, afectando incluso uno de los momentos más especiales: la hora de comer.

Por eso, Tessa Schoor y Anne Séguy, dos emprendedoras franco-mexicanas, se propusieron ayudar a hacer más placenteras esas inevitables situaciones de comer en el lugar de trabajo y, hace poco más de dos años, crearon Berlioz, una empresa que ofrece servicio de alimentación premium o working lunch, integrado por un menú saludable y de buen sabor que permite romper la idea de que no salir a comer es un castigo.

 

Factor de productividad

PUBLICIDAD

Su servicio consiste en la entrega a domicilio, en una caja biodegradable (box lunch), de una comida de tres tiempos: ensalada, plato fuerte y postre, diseñada para convivir con cuadernos, computadoras y plumas.

“Desafortunadamente, estamos acostumbrados a que se pidan, para las juntas, alimentos que se comparten, como pizzas, las cuales casi siempre llegan a dañar la comunicación en las reuniones, perdiéndose la concentración entre los participantes”, dice Schoor.

Esos alimentos suelen emitir olores que pueden volverse incómodos, añade Séguy. Por eso, el menú de Berlioz se conforma de alimentos fríos y balanceados, que toman como referencia la cocina mediterránea, con un toque mexicano basado en el picante.

Te puede interesar: Lo cierto y lo falso de saltarse el desayuno

El box luch tiene un diseño que convive perfectamente con cuadernos y computadoras. Foto: Berlioz.

“Consideramos que [esta fórmula] nos permite crear comidas saludables y abundantes, que le gusten a la gente. Queremos que ese momento que reúne trabajo y comida integre aún más a aquellos que están involucrados en la reunión”, dice Schoor.

Adicionalmente, Berlioz tiene desayunos y servicio de coffee break para eventos corporativos y convenciones. La condición es que sus servicios deben solicitarse con, al menos, un día de anticipación.

 

Cartera de clientes

A pesar de haberse fundado apenas en 2015, la compañía ya suma clientes como Herman Miller, IOS Offices, Pepsi, Axa, Credit Suisse, H&M, Cartier, Louis Vuitton, BMW, Bank of America y Nestlé.

Hay dos puntos en común entre las empresas que suelen contratar sus servicios: la mayoría son compañías grandes, de más de 2,000 empleados, y multinacionales que necesitan aprovechar el tiempo cuando tienen la visita de sus directivos regionales o globales.

En sus primeros dos años de vida, la firma vendió poco más de 20,000 box lunch, pero su despegue ocurrió en este 2017, en el que lleva comercializados más de 15,000.

Te puede interesar: La revolución (que ya viene) en los espacios de trabajo

35,000 box lunch ha vendido Berlioz hasta hoy, según sus cofundadoras. Foto: Berlioz.

 

Siguientes artículos

El aumento al salario mínimo, insuficiente para combatir la pobreza
Por

El micro salario en México es, como lo diría el Nobel de Economía, Amartya Sen, una injusticia manifiesta, en sí misma y...