Gonzalve Bich, director general de Mercados en Desarrollo de Bic y nieto del fundador de la famosa firma de bolígrafos, cuenta a Forbes México el secreto para perdurar en un mercado donde tomar notas en papel se ha vuelto una actividad menos frecuente. 

 

El avance de la tecnología  parece acechar al negocio de la venta de bolígrafos a nivel mundial. Gonzalve Bich, director general de Mercados en Desarrollo de Bic y nieto del fundador de la firma francesa, asegura que la innovación, lejos de ser una amenaza, se ha convertido en una oportunidad para renovarse y no morir.

PUBLICIDAD

“La filosofía de la empresa a lo largo de los años ha sido simplemente innovar en los productos que oferta al consumidor todo el tiempo, en todo el mundo”, dice uno de los herederos del negocio de Bic en entrevista exclusiva con Forbes México.

Bic comercializa en el mundo 25 millones de productos de escritura, seis millones de encendedores, 10 millones de rastrillos y cinco millones de productos publicitarios que manufactura.

El año pasado, la firma de origen francés tuvo un crecimiento de 4.9% en sus ventas netas, en comparación con 2013, lo cual permitió que obtuviera 370 millones de euros (mde) en dicho rubro.

Para el encargado de la operación en Medio Oriente, África, América Latina, Oceanía y Asia, los países emergentes tienen el potencial de incrementar los resultados positivos para la corporación internacional. México es crucial para aumentar las ventas y abastecer un mercado que augura crecimientos en la demanda de productos.

“La operación de México y Latinoamérica es extremadamente importante. El país ocupa una posición destacada en la operación de la empresa por su gente, manufactura y producción dentro del top ten global para nosotros”, explica Bich dentro de la sala de juntas del centro de distribución de la compañía en el Estado de México.

El crecimiento de la población joven en los países de América Latina y su incorporación al sistema educativo le pintan expectativas favorables a la empresa. Tan sólo en las últimas seis décadas, la población mexicana se cuadruplicó y la edad promedio de las personas es de entre 23 y 29 años, además de contar con una expectativa de vida creciente.

El desarrollo de nuevos productos de escritura y la diversificación del portafolio de Bic son parte del plan de la empresa que con su lema a lo largo de los años ha asegurado que “no sabe fallar”, y hoy no quiere afirmar lo contrario frente al desarrollo de la tecnología.

 

Un historiador que vende plumas 

La escritura ha sido una forma de transmitir los conocimientos a la humanidad. Para la familia Bich se convirtió en la forma de generar un negocio y heredarlo a tres generaciones.

Francia fue el escenario donde inició la historia de la empresa Bic. Marcel Bich y su compañero Edouard Buffard elaboraban plumas estilográficas a las afueras de París, en 1945. Cinco años después, el producto insignia de Bic salió al mercado: Bic Cristal, el bolígrafo transparente, que cobró popularidad por su precio y acabados entre la sociedad francesa.

Hoy, 70 años después de haber germinado la semilla empresarial en la familia gala, Gonzalve Bich no puede ocultar su emoción al encontrarse frente al retrato de su abuelo, que le da la bienvenida al centro de distribución en Cuautitlán Izcalli, Estado de México.

“Orgullo, honor y responsabilidad” son los sentimientos, así como cualidades que le inspiran al joven de ojos azules y gestos amables que escuchaba a la edad de nueve años al fundador de Bic.

En la actualidad, la fuerza laboral de la empresa es de 9,300 personas en 160 países de los cinco continentes. La pequeña compañía del siglo XIX se transformó vertiginosamente.

Ahora no sólo los bolígrafos integran el negocio de Bic. A medida que avanzaba su presencia mundial, la firma también sumaba nuevos productos que han ampliado las oportunidades para la empresa, como son la línea de encendedores, máquinas de afeitar, pinturas y dibujo, así como una línea de equipos deportivos y hasta teléfonos celulares.

Hace 12 años, Gonzalve se integró al equipo de Bic, después de haber trabajado como consultor en la firma Deloitte. La mirada del primogénito de Bruno Bich, actual presidente de la junta directiva de la firma, ha mirado de forma cercana la zona de Asia y Europa en los últimos años, aunque los ojos del joven historiador egresado de Harvard no se desprenden del primer continente ni de América.

Desde 2012, Gonzalve Bich fue designado como responsable para la operación de mercados emergentes, zona que se encuentra conformada por Medio Oriente, África, Asia, Oceanía y América Latina.

“Es extremadamente emocionante y un honor trabajar en la empresa, así como una responsabilidad muy importante por mi familia”, asegura Bich al mismo tiempo que dibuja una sonrisa en sus labios y sus blancas mejillas visten de un rojo tenue, al contar su experiencia en la empresa.

Sin embargo, el empresario reconoce que la compañía tiene el reto de avanzar en un mundo de creciente competencia y un avance vertiginoso en la tecnología.

En este contexto, la compañía no ha sido inmune a las crisis. Bic Graphic, la división de productos de escritura de calidad premium, no mostró en los últimos años el crecimiento que la firma esperaba.

Por si esto fuera poco, el rendimiento de Cello Pens, propiedad del corporativo galo en India, mostró resultados decepcionantes el año pasado, tendencia que esperan cambie durante 2015 con el nombramiento de un director nacido en la región, así como del crecimiento demográfico.

“El mundo cambia cada vez más rápido y la forma como respondemos es simple”, dice convencido Gonzalve, quien mira la tableta en la que su interlocutor escribe, mientras asoma un bolígrafo Bic tradicional con una punta de goma que convierte la clásica pluma en una stylus diseñada para la pantalla táctil.

El movimiento del empresario de cabello rubio es la antesala para complementar su respuesta: “La forma en que hacemos frente a un nuevo competidor o a las nuevas tecnologías es actuar con rapidez, simpleza y responsabilidad.”

 

Foto: BIC.

Mercado creciente

¿Qué importancia tiene México para Bic? La respuesta a esta pregunta tiene varios argumentos por parte de Gonzalve Bich, pero prefiere hacer antes una remembranza de un capítulo en la historia reciente de Bic para exponer el grado de relevancia que tiene el país.

El 1 de marzo de 2006, Mario Guevara, ingeniero mexicano egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se convirtió en el director general de Grupo Bic, un encargo que parecía reservado para la dinastía Bich.

El nombramiento se dio 11 años después de que Guevara ingresara a Bic México como director de finanzas en 1992. Un mexicano al frente de la firma dice más que mil palabras sobre el enfoque que tiene el corporativo.

“En los próximos años, México será uno de los países que empujarán los negocios mexicanos  y de Latinoamérica”, dice el director general de Mercados Emergentes de la firma después de contar la anécdota.

La apuesta de Bic en México y Latinoamérica no es gratuita. Los resultados financieros de 2014 muestran que la organización tuvo un crecimiento de 4.6% en los mercados desarrollados, que contemplan Europa y Norteamérica, mientras que en los mercados en desarrollo, especialmente América Latina, África y Medio Oriente, mostraron un crecimiento de 6.6% con respecto al año previo.

La estrategia para lograr el crecimiento de la empresa en los próximos años se basa en la oferta de productos de calidad, así como precios competitivos en el mercado mexicano.

“Estamos ganando cuota de mercado en América Latina por la conversión de los usuarios a los encendedores Bic. Nuestra cuota de mercado en valor es cada vez mayor en todas partes. Se encuentra cerca de un 70% en Estados Unidos y está por encima de 65% en Latinoamérica”, asegura Bruno Bich.

Pero no sólo el mercado mexicano es atractivo por sus ventas. La capacidad de producción de su planta en Ramos Arizpe, Coahuila, es decisiva para la manufactura y distribución de mercancías con el sello de la francesa.

En noviembre de 2013, la productora de plumas y rastrillos dio a conocer una inversión de 35 millones de euros para ampliar su capacidad de manufactura y aumentar su músculo de distribución.

La distribución de productos desde México es estratégica para alimentar el mercado de Centro y Sudamérica, además de sustituir las importaciones provenientes de plantas como la de Grecia.

En la actualidad, Bic produce en sus instalaciones 84% de los 46 millones de productos que comercializa a diario en todo el mundo.

Los resultados del año pasado son un buen síntoma del momento que vive la organización. “Nuestros resultados en 2014 son sólidos, y particularmente bien equilibrados entre geografías (Europa, América del Norte y los mercados emergentes). Logramos nuestros objetivos de todo el año, tanto en el negocio al consumidor y Bic Graphic”, asegura en la comunicación corporativa Mario Guevara, director general de Bic a nivel mundial.

Para Bic Graphic, la tendencia de los consumidores ahora parece ser contraria a la del pasado, cuando los resultados no eran favorables en sus ventas. Durante 2014, los resultados de la división mostraron crecimientos.

“Seguimos confiando en la capacidad de Bic Graphic para adaptarse a una mercado en constante cambio. Esto significa que tendremos que seguir reinvirtiendo, sobre todo en los nuevos productos”, dijo el directivo mexicano.

Hoy, el heredero de la familia fundadora de Bic se muestra orgulloso de su historia, pero con los pies bien plantados en la tierra. Gonzalve Bich no pierde de vista que el mundo cambia rápidamente y no quiere perder la oportunidad de escribir nuevas páginas en la historia de Bic. “La filosofía de la empresa a lo largo de los años ha sido simplemente innovar en los productos que ofrece al consumidor e innovar para las personas en todo el mundo. Buscamos honrar el pasado, inventar el futuro.”

Foto: BIC.

 

Siguientes artículos

Ladrones silenciosos en tu empresa familiar
Por

Los fraudes siempre han existido, y los procesos de control no son infalibles; por lo tanto, se debe estar atento a cual...