Big Data puede convertirse en material para construir historias o complementar nuestra narrativa, y así comunicar ideas complejas de manera atractiva.

 

Entre las diferentes tendencias apuntadas por expertos, consultoras y centros de investigación, para 2015 destaca el Big Data, tecnología en la que se prevé que las compañías focalizarán buena parte de sus inversiones. La encuesta anual sobre Big Data que realiza Gartner señala que existe un creciente interés e inversión en esta tecnología por parte de las empresas. El informe revela que el 73 % de los encuestados ha invertido o tiene planes para invertir en Big Data durante el año.

La velocidad con la que crecen los datos es vertiginosa. Se estima que la cifra se duplica cada dos años (Informe EMC. 2011 Digital Universe Study) y, según el informe Ericsson Mobility Report (agosto 2014), su tráfico creció un 60% entre el segundo trimestre de 2013 y el de 2014. En 2020 habrá 50,000 millones de conexiones de personas, procesos, datos y objetos en Internet. Las empresas cuentan con un volumen creciente de datos sobre sus clientes, proveedores y operaciones. Podrán acceder cada vez a mayor cantidad de datos que se recogen, comparten y analizan cada día, y su variedad también se diversifica: videos, imágenes, comentarios en redes sociales, transacciones e-commerce, búsquedas en Internet, comunicaciones 3G, 4G, GPS… Millones de sensores conectados en red están incrustados en diversos tipos de dispositivos como teléfonos móviles, medidores inteligentes de energía, automóviles y máquinas industriales que crean y comunican datos en la era del Internet de las Cosas.

PUBLICIDAD

El McKinsey Global Institute (MGI) lo tiene claro. En su informe Big data: la próxima frontera de la innovación, la competencia y la productividad, argumenta que los datos se están convirtiendo en un factor de producción, como lo es el capital físico o humano.

Pero para sacar verdadero provecho a estos datos masivos es imprescindible transformarlos en información útil a través de la inteligencia de datos (o business intelligence), un perfil de profesional cada vez más demandado en las empresas. Es aquí donde está el verdadero poder del Big Data, porque esa información −analizada y cruzada− genera conocimiento que puede resultar imprescindible para mejorar la toma de decisiones. La gestión inteligente de la información, tanto la estructurada (aquella proveniente de transacciones y de datos con un formato concreto), como la no estructurada (social media, navegación) o la basada en la localización, ofrece un gran potencial para mejorar muchos procesos de toma de decisiones estratégicas y avanzar en innovación, productividad y competitividad. Un informe de Oracle advierte que probablemente en el sector retail, si se aplicaran técnicas Big Data, se podrían incrementar los márgenes en un 60% y los costes de fabricación y mantenimiento de las empresas se verían reducidos a casi la mitad.

Interior de la compañía de almacenamiento de datos StorageTek (Foto: Antoni Gutiérrez).

Interior de la compañía de almacenamiento de datos StorageTek (Foto: Antoni Gutiérrez).

El Big Data ofrece, además, oportunidades en algunos de los ámbitos identificados como tendencias de marketing para las empresas en 2015, como son la mejora de la experiencia de cliente, la microsegmentación o el content marketing.

Mejora de la experiencia de cliente. Una de las tendencias identificadas es la que convierte el Customer Experience, o Experiencia de Cliente, en el nuevo marketing. Cada vez son más las compañías que están poniendo el foco en la experiencia de cliente, desarrollando procedimientos dirigidos a satisfacer sus necesidades, que aporten el máximo valor añadido y que permitan superar las expectativas del proceso de compra. En este contexto, el análisis de Big Data va a permitir conocer más y mejor al consumidor, identificar estilos de vida y definir patrones de comportamiento, de gasto, etcétera. Y conocer mejor al consumidor es un primer paso para anticiparse a sus necesidades. Cómo la compañía Amazon se ha beneficiado del Big Data es un ejemplo real. Amazon ha crecido mucho y, en buena parte, la fórmula de su éxito está asociada a cómo han sido capaces de crear valor en su relación con el cliente, gracias a la minería de datos.

Microsegmentación y geolocalización. Gracias al análisis y al cruce del Big Data, las compañías podrán conocer de manera muy exhaustiva al consumidor, sus características, preferencias, necesidades y deseos. Esto les permitirá acercarse mucho mejor a determinados segmentos de población optando por la microsegmentación y la geolocalización para aplicar estrategias muy personalizadas y diferenciadas, presentar ofertas de compra, estrategias de comunicación a medida o desarrollar campañas que se ejecutan en tiempo real por medio del móvil.

Content Marketing. Todas las previsiones para 2015 apuntan a la consolidación del marketing de contenidos. La publicidad tradicional ha saturado a unos consumidores cada vez más críticos y que buscan un valor añadido al mensaje que les llega. Las marcas ya no están en disposición de hacer un monólogo homogéneo y conseguir audiencia. Deben conversar con sus consumidores y ofrecerles contenido útil y de calidad, personalizado y segmentado, disponible en multidispositivos y que pueda ser fácilmente compartido, a través de una gran variedad de canales. En este contexto, la gran cantidad de datos segmentados de que disponen las organizaciones abre una oportunidad para comprender al público objetivo y ayudar a diseñar el contenido que mejor conecte con sus intereses. Además, los propios datos y su visualización pueden convertirse en material para construir historias o complementar nuestra narrativa, contribuyendo a que ideas complejas puedan ser comunicadas con mayor claridad, eficiencia y de manera atractiva.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @antonigr

Facebook: Antoni Gutiérrez-Rubí

LinkedIn: Antoni Gutierrez-Rubí

Página web: Antoni Gutiérrez-Rubí

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Por qué funcionaría (o no) el esquema laboral de Slim?
Por

Para algunos especialistas, la propuesta del empresario es viable; sin embargo, existen puntos débiles, pues sectores co...