¿Estaría dispuesto a invertir en este tipo de dinero a pesar de que carece del reconocimiento de las instituciones financieras?

 

 

Cada vez más las monedas digitales, como bitcoin, litecoin, dogecoins y otras, se compran con mayor frecuencia, utilizando moneda convencional y la minería. Asimismo, se usan para pagar diversos productos y servicios, tanto virtuales como reales, en países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, China, Canadá.

Este auge nos lleva a cuestionarnos si este tipo de dinero prosperará en México, ya que no son monedas de curso legal y las instituciones reguladas del sistema financiero mexicano no están autorizadas para usar ni efectuar operaciones con este medio de pago.

Esta moneda virtual apenas empieza a tomar impulso en nuestro país. A principios del mes de abril, en el Bit Center Tijuana, se colocaron los dos primeros cajeros que permiten realizar transacciones de compra y venta de bitcoins. Por otro lado, en Internet existe una gran cantidad de sitios donde el cibernauta puede adquirir productos con este tipo de dinero o simplemente comprar bitcoins, litecoins, dogecoins.

Aun cuando puede ser considerado como un sistema financiero moderno y seguramente con grandes expectativas de crecimiento en otras naciones, de hecho Bank of America Merril Lynch (BofAML) destacó que bitcoin es un competidor serio para el intercambio de divisas y, especialmente, en el comercio electrónico, no significa que el ritmo de adopción será el mismo en México.

El bitcoin forma parte de un concepto conocido como “moneda criptográfica” y es intercambiable como el euro o el dólar, y su valor depende del número de usuarios activos que la compren, así como de los comerciantes que la acepten como medio de pago. En México no tiene el respaldo del Banco de México, que finalmente es quien se encarga de promover el desarrollo del sistema financiero y propiciar el buen funcionamiento de los sistemas de pago.

Así que al no estar regulada por las autoridades financieras, el Banco de México y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios Financieros (Condusef) alertaron que cualquier persona o comercio que utilice o acepte algún tipo de moneda virtual como forma de pago, lo hace bajo su propio riesgo y responsabilidad, ya que el uso de estos activos supone una elevada volatilidad y posibles pérdidas monetarias.

Debido a que no es una moneda oficial,no existe forma de que los usuarios puedan reclamar en caso que sospechen que son o han sido víctimas de un fraude o algún quebranto, por un cambio repentino y abrupto en su valor o por la suspensión en su cotización.

El dinero electrónico es, sin duda, un atractivo económico para muchos debido a que su valor va como viento en popa. Un bitcoin se consigue a un precio de 450 dólares aproximadamente, pero en sus inicios estaba en menos de un dólar e incluso llegó a pasar de los mil dólares en algunos momentos. Por su parte, un litecoins se ubica entre los 11.54 y 13 dólares, mientras que el valor de los dogecoins es de mucho menos de un dólar; mil dogecoins tan sólo representan 0.45 centavos de dólar, según la empresa Bitcoin 42.

Se espera que el uso de bitcoinse eleve a medida que aumenten los pagos móviles. En el 2013, Gartner estimó que el valor de este tipo de transacciones en todo el mundo movería 235,000 millones de dólares, después de crecer un 44%. Las transferencias de dinero son la operación más realizada por esta vía, con un 70% del total, frente a la compra de artículos, que supone un 20%.

Al ser bitcoin la moneda más popular se convierte en el blanco perfecto de los cibercriminales, quienes invierten recursos en el desarrollo de códigos maliciosos diseñados para robar este tipo de dinero electrónico. La primera metodología usada por los atacantes es la de minería utilizando códigos maliciosos. En este sentido, los ataques capaces de convertir la computadora en zombi resultan provechosos para este objetivo.

De  ahí que las personas que tengan bitcoins en sus monederos virtuales deben tomar las medidas de seguridad necesarias, ya que éstos pueden ser hackeados y robados, como lo acontecido por la japonesa Mt.Gox, una de las mayores casas de intercambio de bitcoins, la cual, el pasado mes de febrero, cerró su web después de comprobar que estaban desapareciendo bitcoins de los monederos electrónicos depositados en su sitio.

Si ya es participe de este mercado o está pensando en sumarse a esta actividad, deberá estar consciente de todos los riesgos que esto implica, y a su vez en un momento dado asumir su debida responsabilidad.

 

 

Contacto:

Twitter: @BlueCoat

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

10 datos alarmantes sobre el magisterio en México
Por

Desde 1918 en México se celebra el Día del Maestro cada 15 de mayo; sin embargo, el país enfrenta un reto en calidad de...