México negocia unos seguros y garantías anti protestas y conflictos sociales, los cuales evitarám la cancelación o suspensión de proyectos de infraestructura y energéticos en el sur, centro y norte del territorio nacional.

“Banco Mundial tiene mucha experiencia – a través del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA)- en garantizar con los bancos de desarrollo nacionales productos que permitan mitigar riesgo de carácter social y político”, aseguró Abraham Zamora Torres, director general de Banobras.

“Es como un seguro que aplica en caso de que se materialicen estos riesgos”, dijo el funcionario durante el Foro nacional IMEF de infraestructura.

“Al menos un proyecto está detenido por los riesgos sociales en Oaxaca. Vienen ahora muchos proyectos en el sector energético que pueden ser materia de conflicto”, expresó.

El director del banco de desarrollo descartó que la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México esté amenazada por alguno conflicto con los ejidatarios de Atenco.

En 2015, el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA, por sus siglas en inglés), emitió garantías por 2,800 millones de dólares (mdd) para 40 proyectos en países en desarrollo como Egipto, Congo, Angola, Indonesia, así como en Brasil. Varias de esas naciones viven problemas sociales y políticos, incluso otros tienen conflictos religiosos y bélicos.

México se adhirió a este organismo del Banco Mundial para ver qué tipo de productos garantizarán la continuidad de cada proyecto, señaló.

“No es que México vaya contratar o comprar el seguro con MIGA, sino lo hará cada proyecto de infraestructura o energético”, explicó Zamora.

Agregó que actualmente hay algunos proyectos detenidos por el tema de la consulta social, ambientales, así como por el daño los derechos humanos de los indígenas.

Los seguros a ser contratados con el MIGA blindarán los 140 proyectos de infraestructura y energía detonados en las zonas económicas localizadas al sur de México, expuso. Esos planes generarán más 115,000 millones de pesos en inversiones.

“Al menos 60,000 millones de pesos son del sector energético y tienen que ver con los gasoducto de Coatzacoalcos a Salina Cruz y de Salina Cruz a Guatemala, 50,000 millones de pesos tienen que ver con comunicaciones y transportes y el con temas de agua”, agregó Abraham Zamora.

 

También puedes leer: Comienza la ‘batalla’ por las tierras del petróleo

 

Siguientes artículos

Senado de Brasil decide el futuro político de Rousseff
Por

Para que el juicio político contra la mandataria brasileña ocurra es necesario que 41 senadores voten a favor de su dest...