Cada que pensamos en la tecnología blockchain inmediatamente viene a nuestra cabeza todo el asunto de las criptomonedas y el trading. Y aunque no es incorrecto pensarlo así, puesto que la cadena de bloques nació propiamente con el bitcoin, su uso no se limita exclusivamente a las divisas digitales.

La seguridad y la transparencia son parte fundamental de la tecnología blockchain. En esencia, se trata de la codificación de información a través de bloques que se comparten en cadena a miles de usuarios, donde todos reciben la misma información; todos pueden escribir, pero difícilmente podrían modificar o borrar los datos, puesto que tendrían que convencer a más de la mitad de los codificadores anónimos para alterar información.

De ahí que la cadena de bloques sea tan efectiva y segura en las transacciones financieras y en el trading de criptomedas. No obstante, se han desarrollado diferentes opciones para utilizar la tecnología en casos que van más allá del intercambio bursátil.

Por ejemplo, el uso de contratos inteligentes o smart contracts empieza a ser una herramienta que se utiliza con mayor frecuencia en prácticamente todas las actividades profesionales e industriales. Al ser en esencia código, el bockchain permite que, al cumplirse ciertas condiciones, se ejecuten acciones, tal y como sucede en una cadena de algoritmos.

PUBLICIDAD

Esto permitiría crear contratos que pueden ser autoejecutables y en las que ambas partes puedan verse beneficiadas. Por ejemplo, un diseñador freelance trabaja para una empresa que le encargó un nuevo logotipo. A través de un contrato inteligente, la empresa paga a la cadena de bloques el monto requerido; cuando el profesionista libera la versión aprobada y editable del trabajo encargado, el contrato paga automáticamente.

Todo ello, podría darse de forma automática y sin depender de gestiones de terceros como bancos o entidades financieras, quienes además suelen cobrar comisiones altas o bien, poner sus propias condiciones para ejecutar contratos.

Pero no sólo eso. Una persona podría tener todo su historial clínico codificado en blockchain y dar acceso sólo a ciertos documentos a médicos, empleadores o cualquier otra persona.

En el caso del gobierno abierto, a través del blockchain se podrían transparentar recursos, licitaciones y proveedores de una manera automatizada, con lo que se cumpliría cabalmente con los requerimientos de transparencia que necesita todo gobierno que se precie de ser democrático.

“Creemos que el blockchain va a impactar en muchos sectores, tanto en la industria privada, como en el sector gubernamental. La tecnología se hará necesaria y, por tanto, queremos adelantar y posicionar a México como uno de los países puntero en su uso y desarrollo, además de buscar y crear capital humano especializado”, comenta Ray Cámara, Managing Partner de Avocado Blockchain una de las principales firmas mexicanas especializadas en el desarrollo de la tecnología.

Uno de los principales objetivos de Avocado no sólo es evangelizar al respecto del uso del blockchain, sino ayudar a que las empresas suban sus procesos a la tecnología de cadena de bloques sin tener que absorber los costos de la curva de aprendizaje.

La creación de plataformas de intercambio de información totalmente descentralizadas y flexibles, que permitan transparentar recursos y al mismo tiempo, ser altamente confiables y seguras, será una de las necesidades principales de gobiernos y empresas en los años venideros y en ese contexto, México podría ser una de los protagonistas de la transformación.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las tres “C” para garantizar negocios exitosos
Por

Los negocios hoy en día requieren que la toma de decisión respecto a la selección de nuestros proveedores, clientes o so...