Por Antoine Gara

Michael Bloomberg, el multimillonario fundador del gigante informativo financiero Bloomberg LP y tres veces alcalde de la Ciudad de Nueva York, no va a postularse a la presidencia después de explorar la posibilidad de una candidatura independiente. Bloomberg dijo que decidió no entrar a la carrera como tercer candidato del partido porque tal movimiento probablemente pondría la presidencia en las manos del partido republicano, donde el magnate de bienes raíces Donald Trump y el senador de Texas Ted Cruz pelean por la nominación del partido.

“Amo a nuestro país lo suficiente como para desempeñar un papel en la elección de un candidato que debilitaría nuestra unidad y oscurecería nuestro futuro, por lo tanto no voy a entrar en la carrera por la presidencia de Estados Unidos”, dijo en una columna publicada en Bloomberg Watch, el brazo de opinión de Bloomberg Media.

Bloomberg se ubicó en la posición número 8 en la lista Forbes de multimillonarios 2016 con un patrimonio calculado de 40,000 millones de dólares (mdd). Esa fortuna aumentó un estimado de 4,500 mdd durante 2015, una cifra más o menos equivalente a la estimación del patrimonio total de Donald Trump según Forbes. Trump, sin embargo, ha hecho toda una tradición su discrepancia con la valuación de su fortuna por parte de Forbes y afirma que su fortuna está más cerca de los 10,000 millones.

PUBLICIDAD

Desde que Trump y Cruz se convirtieron en los primeros clasificados de la primaria republicana, y el senador de Vermont Bernie Sanders se convirtió en una amenaza para la ex secretaria de Estado Hillary Clinton en el lado demócrata, Bloomberg sintió que debía postularse como candidato independiente. Sus partidarios creen que la experiencia de Bloomberg como exitoso hombre de negocios y alcalde de la ciudad de Nueva York podría resultar atractivo para los votantes moderados, mientras que sus puntos de vista liberales que van desde el control de armas a la reforma migratoria, la libertad religiosa y los derechos de los homosexuales le ganarían un apoyo importante de la izquierda.

En una columna de más de 1,000 palabras titulada El riesgo que no tomaré, Bloomberg afirma que después de “una seria consideración” de una oferta independiente no encontró forma alguna de ganar los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia. En su lugar, una oferta independiente probablemente dividiría al electorado en tres, dejando así el nombramiento de un nuevo presidente a un Congreso controlado por los republicanos.

“El estado que guarda la carrera actualmente, con los republicanos a cargo de ambas cámaras, hay una buena probabilidad de que mi candidatura pudiera conducir a la elección de Donald Trump o del senador Ted Cruz. Ése no es un riesgo que yo pueda correr con la conciencia tranquila”, dijo Bloomberg.

El resto de la columna de Bloomberg es una condena muy firme del “extremismo” que ve que emana de la carrera presidencial de 2016, sobre todo de la derecha.

Acerca de la campaña de Trump, Bloomberg dijo que su colega multimillonario “ha encabezado la campaña presidencial más divisiva y demagógica que puedo recordar, se aprovecha de los prejuicios y los miedos de la gente”, y citó las amenazas del candidato de prohibir la entrada a los musulmanes a Estados Unidos, o forzar la expulsión de millones de mexicanos. “Las ideas del senador Cruz sobre la inmigración pueden carecer del exceso de retórica de Trump, pero no son menos extremas”, agregó.

Bloomberg fue implacable con los candidatos de ambos partidos, que el cree que que prometen resultados que no pueden entregar, o “duplicar la disfunción” en lugar de resolverla. Él trató de contrarrestar las críticas de la izquierda sobre el legado del presidente Bill Clinton en el estímulo al comercio, la reducción del déficit y el crecimiento del sector financiero, así como sus esfuerzos sobre el derecho a socavar las políticas del presidente Ronald Reagan sobre la inmigración, la reforma fiscal y la necesidad de negociar presupuestos bipartidarios.

“Seguiré instando a los votantes a rechazar los llamados a la división y exigiendo que los candidatos ofrezcan ideas inteligentes, concretas y realistas para superar las divisiones, que resuelvan problemas, y que nos den el gobierno honesto y capaz que merecemos”, dijo Bloomberg. Por el momento, el empresario se abstiene de pronunciarse a favor de algún candidato en particular.

Según el New York Times, Bloomberg preparaba una gran campaña, elaborando anuncios de televisión nacional, abriendo oficinas de campaña en Texas y Carolina del Norte, e incluso discutiendo con el ex jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos Michael G. Mullen sobre su posible candidatura independiente.

El report del NYT indicó que Bloomberg se resistió a enrar en la carrera porque no quería competir contra Trump y Clinton dado que no quería robar votos a Clinton, creando así una división de tres vías. Si Sanders se hubiera perfilado como el candidato democrático más probable, Bloomberg habría contendido.

A pesar de que competir por la presidencia refleja un extraordinario compromiso con el deber cívico, Bloomberg cree que salir de la carrera puede también cumplir con tal servicio.

“Para la mayoría de los estadounidenses, la ciudadanía requiere poco más que el pago de impuestos. Sin embargo, muchos han dado sus vidas para defender nuestra nación, y todos nosotros tenemos la obligación como votantes de pronunciarse por por las ideas y principios que, como dijo Lincoln, representan ‘la última esperanza en la Tierra’. Espero y rezo por estar haciendo justo eso”, dijo.

 

Siguientes artículos

Fondos de inversión: impulso al mercado de valores en el Caribe
Por

Las Administradoras de Fondos de Inversión llegan al mercado de valores para dinamizar el sector y aportar nuevos instru...