Desde marzo del 2009, el banco central británico ha mantenido las tasas de interés en mínimos históricos a 0.5%, a fin de que la economía apunte a una reactivación.

 

Reuters

LONDRES  – El Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) mantuvo sin cambios la política monetaria, aferrándose a su compromiso de dejar las tasas de interés en mínimos históricos hasta que se establezca con más firmeza la reactivación económica.

PUBLICIDAD

El banco central británico ha mantenido las tasas en el mínimo del 0.5% desde marzo del 2009 con el fin de apuntalar a una economía golpeada por la crisis financiera y una montaña de deudas.

Gran Bretaña ha disfrutado de una reactivación sorprendentemente sólida desde el inicio del año, superando a sus pares de la zona euro, para convertirse en una de las economías de más rápida expansión dentro del Grupo de los Siete países más avanzados.

Pero Mark Carney, el canadiense que asumió al mando del BoE en julio, ha dejado en claro que no quiere poner en riesgo el crecimiento con un ajuste prematuro de la política económica.

En agosto, el BoE dijo que no pensará en una subida de tasas de interés hasta que la tasa de desocupación británica caiga al 7%, algo que predijo que no ocurrirá hasta bien entrado el 2016.

El Comité de Política Monetaria del banco decidió el jueves dejar sin cambios su programa de compras de bonos en 375,000 millones de libras esterlinas (603,000 millones de dólares), como esperaban todos los economistas sondeados por Reuters.

La inflación en Gran Bretaña se ubica por encima de la meta de 2% del banco central, en contraste con la zona euro, donde el crecimiento de los precios se moderó a solo el 0.7%.

 

 

Siguientes artículos

Twitter cotizaría volátil en su debut en bolsa
Por

Analistas señalan que su salida al mercado bursátil podría verse empañada debido a que Wall Street ha tenido dificultade...