Anticipando un crecimiento aún más lento, el ministro de Finanzas de China dijo que esperaba un ritmo del 7% para este año.

 

Reuters

Los inversores en acciones asiáticas se volvieron cautelosos el viernes, incluso después de un cierre récord en Wall Street, y una caída del dólar hizo una pausa mientras los mercados se preparan para datos de China que podrían ofrecer evidencia de la debilidad en la segunda economía más grande del mundo.

PUBLICIDAD

Economistas consultados por Reuters esperan que los datos del PIB de China que se conocerán el lunes muestren que la economía creció a una tasa anual de un 7.5% en el segundo trimestre, desacelerándose respecto al 7.7% del primer trimestre.

Anticipando un crecimiento aún más lento, el ministro de Finanzas de China dijo que esperaba un ritmo del 7% para este año, lo que estaría por debajo del propio pronóstico oficial del Gobierno.

Una confirmación de cualquier punto débil en la economía de China podría frenar el apetito de riesgo.

Sin embargo, los principales mercados de China están todavía en camino a su mejor semana en cinco meses, ayudados por señales tentativas de apoyo a los sectores afectados por la sobrecapacidad.

El referencial MSCI de acciones en Asia excluyendo a Japón cotizaba esencialmente plano el viernes. Pese a ésto, después de tres sesiones consecutivas de ganancias sólidas, se prepara para ganar más de un 3% en la semana, la mejor que ha tenido desde septiembre.

El índice Nikkei de Tokio añadió un 0.2%, el referencial surcoreano KOSPI bajaba 0.7%, el índice Hang Seng de Hong Kong cayó un 0.5% y las acciones de China continental cedieron un 0.8%.

El rendimiento en general moderado en las bolsas asiáticas siguió un fuerte repunte el jueves y un cierre en un máximo histórico de los índices estadounidenses S&P 500 y Dow Jones.

Los inversionistas recibieron con beneplácito el compromiso del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, de mantener una política monetaria acomodaticia en el futuro próximo.

Los mercados de divisas cotizaban más estable después de una ola de ventas sobre el dólar el jueves cuando los inversores cortaron posiciones alcistas tras las palabras de Bernanke.

El índice dólar, que sigue el desempeño del billete verde frente a una canasta de monedas importantes, se movía cerca de un mínimo en dos semanas y media, tras caer más de un 2%. Ese declive fue el mayor en cuatro años, normalmente visto sólo durante las crisis financieras.

El euro cotizaba en torno a 1.3082 dólares haber saltado hasta 1.3208 unidades el jueves.

En los mercados de materias primas, el cobre bajaba levemente a 6,980 dólares la tonelada, luego de saltar un 2.6%, mientras que el oro al contado se situaba en 1.282 dólares la onza después de un repunte de un 1.7%.

El petróleo perdía un poco de impulso a medida que los operadores recogían ganancias en un repunte de tres semanas que elevó los precios a máximos en 15 meses. El petróleo estadounidense retrocedía para cotizar en torno a 104.82 dólares el barril, después de haber subido hasta 107.45 dólares.

 

Siguientes artículos

Bolsas de Europa suben impulsadas por Wall Street
Por

El FTSEurofirst 300 subía 0.23%, a 1,199.61 puntos, después de que el índice S&P 500 y el Dow Jones cerraran en máxi...