Reuters.- Las acciones europeas cayeron este martes a su nivel más bajo desde agosto de 2017 al profundizarse la ola de ventas en las bolsas globales e incrementarse la volatilidad en los mercados, en medio de crecientes preocupaciones por la inflación y un alza de los rendimientos de la deuda soberana.

Todos los índices sectoriales terminaron en terreno negativo, empujando al paneuropeo STOXX 600 a caer hasta 3.2%, mientras que el índice STOXX de volatilidad subió 60%, registrando su mayor avance porcentual diario histórico.

Durante la sesión, el STOXX recuperó algo de terreno y cerró con una caída del 2.41%, gracias a que la confianza en la recuperación económica de la región contrarrestó en parte las preocupaciones por la creciente volatilidad.

Lee también: Wall Street sufre volatilidad tras derrumbe histórico

PUBLICIDAD

“La acción de los precios es claramente impulsada por factores técnicos, atada a un despertar brutal de la volatilidad de las acciones”, dijo Alessandro Balsotti, jefe de gestión de activos de JCI Capital Ltd. “En última instancia, creo que la robusta fase económica será capaz de resistir el desangramiento por la volatilidad”, agregó.

Wall Street cayó 4% el lunes, pero hoy limita sus pérdidas. La ola de ventas se produjo tras un dato de empleo más sólido que lo esperado en Estados Unidos, que generó preocupación por la inflación y temores a que la Reserva Federal suba las tasas de interés más rápido que lo previsto.

Más información: El empleo en Estados Unidos creció más de lo esperado

Aunque el derrumbe en Wall Street desde máximos históricos se propagó a otros mercados, algunos inversionistas creen que las acciones europeas pueden tener un mejor desempeño pues los ciclos económico y de política monetaria de la región están en una fase menos madura.

“Parece que finalmente ha comenzado la tan anunciada subida de la tasa de interés. Esto está justificado en Estados Unidos, pero está menos justificado en la zona euro, donde los niveles de la tasa parecen excesivos”, dijeron analistas de Natixis. “Esta corrección es una oportunidad para comprar”, agregaron.

Las acciones europeas escalaron en enero hasta mínimos en casi 2 años por expectativas de que el crecimiento económico apuntalaría las utilidades corporativas. El retroceso de febrero hizo caer al STOXX 600 un 7% desde máximos en enero.

 

Siguientes artículos

Wall Street-Dow Jones
Secretario del Tesoro de EU minimiza derrumbe de bolsas
Por

Los inversionistas de mercados bursátiles han reaccionado con nerviosismo ante la perspectiva de nuevas alzas de las tas...