Aunque el viernes los mercados de valores de México y EU cerraron con ganancias, su balance semanal es negativo. Lo mismo ocurre con el peso que perdió 0.37% frente al dólar durante la semana. El precio del petróleo siguió a la baja.

 

Aunque el viernes recuperaron algo del terreno perdido, los mercados financieros terminaron con un balance semanal negativo, como consecuencia del nerviosismo por el posible retiro de estímulos monetario por parte de la Reserva Federal (Fed) y ante la desaceleración económica en Europa y China.

La Bolsa Mexicana de Valores cerró este viernes con una ganancia de 0.85%, equivalente a 365,88 unidades más que al cierre del jueves, ubicando a su principal indicador, el índice de Precios y Cotizaciones, en 43.273,50 puntos.

PUBLICIDAD

En la jornada se negociaron 323,5 millones de títulos por un monto de 10.841,1 millones de pesos (unos 784 millones de dólares), con la participación de 113 emisoras, de las cuales 76 ganaron, 28 perdieron y nueve se mantuvieron sin cambios. En el balance semanal, la bolsa mexicana perdió 0.37%.

Wall Street terminó este viernes con alzas en sus principales indicadores, incluyendo un avance de 1.63 % en el Dow Jones de Industriales, al cierre de una semana con gran volatilidad en los mercados.

El Dow Jones terminó la sesión con una ganancia de 263.17 puntos, hasta llegar a 16,380.41 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 subió 1.29 % o 24 enteros y acabó con 1,886.76 puntos.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq ganó 0.97% o 41.05 unidades y terminó en 4,258.44 enteros.

A pesar de estas alzas, en el balance semanal el Dow Jones y el S&P 500 perdieron ambos 1 % y el Nasdaq acabó también con una baja de 0.4%.

 

El peso, en las mismas

El peso finalizó la sesión con una apreciación de 0.21% o 2.88 centavos, cotizando alrededor de 13.53 pesos por dólar, en una corrección a las pérdidas observadas durante la semana a la par de otras divisas de economías emergentes.

No obstante, el peso finalizó con una depreciación semanal de 0.37% o 5.13 centavos, perdiendo terreno a la par de las divisas de otras economías emergentes por un cambio en las posiciones de inversión de los mercados financieros, en donde los inversionistas dieron preferencia a los instrumentos de renta fija ocasionando a su vez pérdidas en los mercados de capitales.

Cabe señalar que la salida de posiciones consideradas de mayor riesgo llevó al peso a su nivel más alto desde julio de 2012 al ubicarse en 13.6723 pesos por dólar durante la sesión del jueves.

Hacia el cierre de la semana se observó una reducción en la volatilidad del mercado cambiario ante la posibilidad de que la Reserva Federal dé continuidad a su programa de compra de bonos más allá de octubre, lo cual, a pesar de ser poco probable, logró reducir la fuerte demanda por activos del Tesoro en Estados Unidos.

“Luego de los movimientos observados en los últimos cinco días, resulta evidente que más allá de la normalización en la política monetaria de la Reserva Federal, los mercados financieros también reaccionarán con volatilidad ante los indicadores que den muestra de un crecimiento económico más desacelerado, particularmente en Asia y Europa”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico Financiero de Banco Base.

En la semana el tipo de cambio alcanzó un mínimo de 13.3867 y un máximo de 13.6723 pesos por dólar. El euro alcanzó un mínimo de 1.2744 y un máximo de 1.2837 dólares por euro y el euro peso alcanzó un mínimo de 16.9500 y un máximo de 17.4714 pesos por euro en las cotizaciones interbancarias a la venta.

 

Petróleo, por el suelo

Por cuarta semana consecutiva, el Brent cotizó a la baja, retrocediendo en esta ocasión 4.61% y alcanzando una cotización de 86.05 dólares por barril. En la semana, el Brent alcanzó un nivel mínimo de 82.60 dólares por barril, su peor cotización desde el 2010.

Además del escenario prevaleciente de un importante incremento en la oferta de petróleo recientemente, la EIA recortó esta semana su pronóstico de demanda de crudo en 200,000 barriles diarios, estimando que la misma se ubicará en 92.4 millones de barriles diarios al finalizar el 2014.

Las presiones sobre el petróleo se multiplican dada la debilidad económica de Europa y la desaceleración de China, con lo cual los factores fundamentales del mercado coinciden en un precio para las mezclas menor.

Lo anterior provocó de igual manera una cotización a la baja del WTI, llegando a observar un nivel mínimo semanal de 79.78 dólares por barril, siendo esta la primera ocasión en que la mezcla cae por debajo de los 80 dólares por barril desde el 2012.

El WTI registró una caída semanal de 3.10%, cotizándose en 83.15 dólares por barril.

 

Siguientes artículos

México establece comité para regular liquidez bancaria
Por

La comisión estará integrada por el secretario y el subsecretario de Hacienda, el presidente de la CNBV y el gobernador...