El índice IPC de la Bolsa Mexicana de Valores cerró en 42,163.82 puntos, una pérdida de 2.03%, mientras que el industrial Dow Jones sufrió un declive de 3.12%.

 

Las bolsas, el peso y el petróleo cerraron la semana en negro, como consecuencia de un deterioro en las expectativas de crecimiento de México, una mayor aversión al riesgo sobre divisas de economías emergentes y una importante pérdida en los precios del crudo, explicó Gabriela Siller, directora de análisis en Banco Base.

El índice IPC de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró en las 42,163.82 puntos, una pérdida de 2.03%

PUBLICIDAD

En Estados Unidos el promedio industrial Dow Jones cerró en 16,459.75 puntos, lo que representó una pérdida de 3.12%.

El Nasdaq Composite, en tanto cerró en 4,706.04 puntos, una pérdida de 3.52%, mientras que el S&P 500 cerró en 1,970.89 puntos, lo que significó una pérdida de 3.19%.

 

Un peso débil

“El peso cerró la semana con una depreciación de 3.76% o 61 centavos, cotizando alrededor de 16.99 pesos por dólar, colocándose a su vez como la divisa con mayores pérdidas entre los principales cruces de la moneda estadounidense. La fuerte depreciación del peso (que fue la peor caída semanal desde julio de 2013), fue consecuencia de un deterioro en las expectativas de crecimiento de México, una mayor aversión al riesgo sobre divisas de economías emergentes y una importante pérdida en los precios del petróleo”, señala el análisis de Banco Base.

Durante la semana, el tipo de cambio alcanzó un mínimo de 16.3719 y un máximo de 16.9937 pesos por dólar.

 

Petróleo, a la baja

El  petróleo Brent reportó una pérdida de 1.26% a 45.36 dólares por barril; el West Texas Intermediate (WTI) cerró en 40.23 dólares por barril con una pérdida de 1.09%. La mezcla mexicana cerró en 37.50 dólares por barril.

 

Siguientes artículos

Un fin de semana Macabro
Por

Llegó la hora de someterse a una terapia de choque cinematográfica, éstas son las cinco imperdibles del primer fin de se...