Las bolsas de plástico de un solo uso, que prohíbe la Ley de Residuos Sólidos del DF, son las de menor impacto ambiental, de acuerdo con un estudio presentado por los industriales del plástico.

En conferencia de prensa, los empresarios mostraron un estudio encargado al Centro de Análisis del Ciclo de Vida y Desarrollo Sustentable (CADIS) que señala que las bolsas de polietileno de alta densidad son las de menor huella ambiental desde su proceso de producción.

Según el documento, para compensar su huella, por un uso de esas bolsas, las llamadas bolsas ecológicas hechas de polipropileno (las que venden en las cajas del súper) tendrían que soportar 20 viajes para compensar su impacto en el ambiente en comparación con aquella.

En tanto, las bolsas de algodón requieren de 1,700 usos para compensar esa huella, de acuerdo con el estudio.

Otros materiales como el papel requieren de 130 usos para igualar la huella del polietileno, mientras que las elaboradas de plástico compostable requieren de al menos 15 usos para tal fin.

TE SUGERIMOS: Iniciarán operativos contra bolsas de plástico en CDMX

“El impacto de cualquier bolsa está asociado a las veces que podemos reutilizarla, eso es determinante y por supuesto, con todas las afectaciones que se van dando en su ciclo de vida”, expuso Juan Pablo Chargoy, director general de CADIS.

En conferencia de prensa, los industriales de las bolsas de plástico encabezados por la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) en conjunto con los Industriales de Bolsas Plásticas de México (Inboplast) llamaron al gobierno de la Ciudad de México a ajustar la ley de manera que sea más técnica y esté basada en estudios.

Entre las conclusiones del estudio reiteró que las bolsas tienen que aumentar su número de usos para reducir su huella ambiental, a la par que se requiere ecoinnovación tanto en procesos de extracción de materias primas, a través de procesos que generen menor impacto.

La huella ambiental considera “una sumatoria impactos ambientales potenciales”, 17 variables que contemplan consumos de energía, combustible, materias primas como papel o plástico, así como generación de emisiones al aire, al agua, así como emisiones o residuos que afectan el suelo.

El estudio contó con la colaboración de la agencia de investigación Nodo con un estudio de hábitos de uso de bolsas, así como con información de la Universidad Autónoma Metropolitana sobre el comportamiento de las bolsas en el fin de vida, es decir, una vez que se han desechado, y se aplicó en las ciudades de México, zona metropolitana, Querétaro y Guadalajara.

 

Siguientes artículos

OMC_disputa_aranceles_China_Estados Unidos_
¿Coronavirus? Comercio con China es lo que preocupa a empresarios mexicanos 
Por

Aunque los empresarios mexicanos dan la bienvenida al turismo del país asiático, así como las potenciales inversiones qu...