Arranca la carrera de las boutiques sobre ruedas

Foto: cortesía de The Fashion Truck.

¿No tienes tiempo de ir de compras? Si tú no vas a la tienda, la tienda va a ti. Ésa es la filosofía detrás de una tendencia de boutiques rodantes que comienza a tomar por asalto las calles de Estados Unidos.

 

Por Karsten Strauss

 

Aquellos que viven en ciudades de Estados Unidos han tenido asientos de primera fila para presenciar un fenómeno que involucra a los populares camiones de comida. Durante la hora de almuerzo, es fácil encontrar camionetas y camiones que son tiendas rodantes tacos, fideos tailandeses, falafels, carne y helado.

Pero ésos no son los únicos camiones que recorren las calles de EU, hay otros que transportan moda. Esos empresarios únicos están adoptando un enfoque proactivo para hacer que los compradores de a pie luzcan bien.

En estos días varias ciudades cuentan con vans y camiones que venden ropa y accesorios. Por las calles de Chicago, los amantes de la moda en la calle pueden encontrar Fashion In Motion, una boutique móvil dirigida por Gina Crater-Lilja. “Cuando llegan a casa del trabajo, muchas mujeres no tienen tiempo para ir de compras”, dijo Cráter-Lilja al Daily Herald. “Así que para llenar esa necesidad que tienen las mujeres de conseguir la ropa con estilo de una boutique, y hacerlo a la hora del almuerzo, decidimos hacer esto.”

En Boston, una empresaria que ha hecho un negocio con ese modelo es Emily Benson. Después de su graduación de la universidad, su amor por la moda se mezcló con la inspiración de la cultura neoyorquina del camión de alimentos y Benson decidió regresar a su Boston natal para montar su propio negocio. Su vehículo —al que ella apropiadamente llama The Fashion Truck— salió por primera vez a la calle en junio de 2011.

Toda la ropa y los accesorios que Benson vende cuestan menos de 100 dólares, de acuerdo a su sitio, y ella ha comenzado a impartir una clase mensual sobre la manera de obtener ganancias como un “negocio móvil de venta al por menor”.

En Pittsburg, Cailey Breneman decidió mudarse a ese esquema móvil debido a su aburrimiento con los centros comerciales y tiendas. El mes pasado arrancó su nuevo negocio —una van llena de ropa y accesorios llamada Roadie— en el Strip District de la ciudad. Breneman ofrece ropa de época y contemporánea, así como accesorios. Al estacionar su vehículo exhibe la ropa en bastidores para que la gente pueda echar un vistazo.

Celebrities Boutique, en NY.

Celebrities Boutique, en NY.

El barrio de Harlem de Nueva York también ha visto nacer esta tendencia de la boutique móvil. La empresario de la moda Nneka Green-Ingram ha tomado un puesto en la calle 125 y la Avenida Lenox para estacionar su boutique móvil Celebrities. Cada producto que vende Ingram cuesta entre 5 y 30 dólares, y también ofrece cambios de imagen por 40 dólares.

La exdueña de The Garment Room del Soho neoyorquino, Tiffany Nicole McCrary, ha instalado un puesto móvil en el último de muchos barrios cool de Brooklyn. En Bushwick, frente al ya legendario restaurante de pizza de Roberta, la tienda Vintage móvil con objetos de 10 dólares o menos ya recibe la atención de los periódicos locales.