Por Diego Remírez

Esa frase que dice “tiempos pasados fueron mejores” se puede aplicar perfectamente al boxeo mexicano. En este deporte fuimos los mejores, era México un semillero de grandes púgiles que lograban coronarse campeones. Hoy en día este deporte atraviesa una crisis.

Desde ese 8 de diciembre de 2012 cuando Juan Manuel Márquez venciera por knock out al filipino Manny Pacquiao, cuesta recordar una victoria tan contundente de un púgil mexicano.

Alejandro “Chester” Reyes ex boxeador y dueño de un gimnasio en la colonia Nápoles accedió a platicar con Forbes México sobre la crisis del boxeo en nuestro país.

PUBLICIDAD

La crisis no es exclusiva de nuestro país, es un problema mundial. Un ejemplo de ello es la pelea entre Julio Cesar Chávez Jr y Saúl “Canelo” Álvarez. No hay rivales competitivos con los cuales los mexicanos puedan batirse encima de un ring.

Para Alejandro Reyes, tanto Chávez como Álvarez no han dado una pelea importante. Para éste, la pelea más esperada no es más que mercadotecnia, el que ambos vayan a modificar su peso para la contienda es un síntoma de que esta pelea atiende a razones extradeportivas.

De acuerdo con Reyes la principal causa de esta crisis en nuestro país es la falta de entrenadores de calidad cómo los de antaño. “Hay muchos entrenadores, pero no son buenos, no son de la vieja escuela”.

Tanto para Alejandro Reyes cómo para su socio, el ex campeón Ramón Euroza, el principal problema de los entrenadores es centrarse en hacer boxeadores fuertes pero sin técnica. Estos púgiles no saben cómo se llaman los golpes o quitarse un jab, según “Chester” Reyes.

Juan Manuel Márquez o el “Gallito” Estrada son los dos únicos ejemplos para Reyes de boxeadores mexicanos con técnica. El ex púgil declaró que la gente ya no va a las arenas porque sabe que se va a encontrar peleas que no brindan espectáculo y por consiguiente se está extinguiendo el buen boxeo, el técnico.

Para Euroza y Reyes el boxeo está muy infectado por intereses de diversos actores. Por eso, busca devolver el prestigio a este deporte en nuestro país a través de su promotora Decisión Dividida.

Su intención es ser un semillero de buenas peleas. “Queremos que los chavos ganen desde una buena bolsa hasta un campeonato nacional”, fueron las palabras del ex boxeador.

Un buen espectáculo y peleas parejas son su plan a llevar a cabo con Decisión Dividida y así lograr devolver el prestigio al boxeo.

Por eso se acercan a la Comisión Nacional de Boxeo para proponer veladas y dar la oportunidad a esos boxeadores de subirse a un ring y demostrar a una marca que pueden depositar su confianza en forma de dinero en ellos, que son una buena inversión.

Esa es otra de las causas por las cuales actualmente el box en México se encuentra de capa caída. A las marcas les cuesta mucho confiar en un boxeador debido a las malas praxis que habitualmente se dan este deporte. Un caso es el de Misael Rodríguez.

El medallista olímpico tuvo que buscar apoyo para acudir a los Juegos Olímpicos de Rio 2016 y pocas marcas se le acercaron. En cambio, hoy con una medalla olímpica en su palmarés consiguió irse a Estados Unidos y este próximo 8 de abril tendrá su primera pelea como profesional.

Aparte de su promotora, Euroza y Reyes tienen su marca de guantes, Team Euroza, cuya imagen es un campeón (Euroza). Crearon esta marca al ver que muchos de los usuarios de su gimnasio sufrían lesiones en sus manos. Tienen una remesa de guantes profesionales, pero aún no están en el mercado porque falta la aprobación del Consejo Nacional de Boxeo.

Alejandro Reyes, ex boxeador y emprendedor. (Foto: Raúl Martínez.)

 

Un nuevo comienzo

Desde el Consejo Mundial de Boxeo (WBC), presidido por Mauricio Sulaimán, se están realizando actividades para levantar el deporte más practicado en nuestro país a lo que fue.

El 1 de abril de 2017 tendrá lugar en el Zócalo de la Ciudad de México una gran velada con diez peleas, que será totalmente gratuita y en palabras del presidente del WBC esperan entre unas 50,0000 y 60,000 personas, en lo que será una gran fiesta del box.

En dicha veladas se podrá ver a Mariana “Barbie” Juárez buscando su título mundial en peso gallo, Alejandra “Tigre” Jiménez defenderá el título de peso completo que ganó hace un año en Cancún, al Rocky Hernández buscando el cetro de campeón mundial juvenil, 1 título nacional puesto en juego por la Comisión Nacional de Boxeo, etc.

“Esto no impulsará el deporte en México”, declaró Chester Reyes, porque siempre son los mismos los que pelean, no hay caras nuevas. El único que se salva de la quema de Alejandro Reyes es el joven Rocky Hernández, y asegura que esa pelea será la más interesante.

En lo que sí coinciden tanto Reyes como Sulaimán es en devolverle la importancia al Campeonato Nacional, y así el boxeo mexicano pueda regresar poco a poco a la elite mundial.

Antiguamente quien quisiese dar el salto a una carrera internacional primero buscaba ser campeón nacional, no cómo hoy en día que muchos directamente quieren ser campeones internacionales.

Ciro Nucci presidente del Consejo Nacional de Boxeo apuntó que su intención de poner en juego los cinturones nacionales es que “los campeones nacionales tengan misma trayectoria que en el pasado”. Y anunció ante los medios que el WBC incluirá a los campeones nacionales en su ranking para que puedan optar a peleas internacionales.

Tanto Cotto Vidales como Nery “Pantera” Sanguilan coincidieron ante los medios que proclamarse campeón nacional es un orgullo y que el próximo 1 de abril de 2017 darán todo lo que este en sus manos en su combate por ser el campeón de México.

La única solución para este tema es que todos unan fuerzas. Desde promotoras pequeñas como Decisión Dividida hasta Mauricio Sulaimán como presidente del Consejo Mundial de Boxeo pasando por el Consejo Nacional de Boxeo, presidido por Nucci. Ojalá puedan sentarse y encontrar más puntos en común como el relanzamiento del campeonato nacional, para que México vuelva a ser la referencia en este deporte.

 

Siguientes artículos

4 causas para que un emprendimiento fracase
Por

Entre las causas para que un proyecto no se concrete se encuentran, entre otras, no validar el modelo de negocio, proble...