El arte de la relojería es también el arte de la transformación de las cosas en una obra mayor para trascender. Desde 1845, la marca relojera de lujo nacida en Alemania, A. Lange & Söhne, ha logrado sorprender, superando sus propios estándares de calidad para perfeccionar guardatiempos incunables, tal es el caso del 1815 Ratrapante Calendario Perpetuo Handwerkskunst.

Se trata de uno de los nuevos referentes más sólidos de los guardatiempos contemporáneos de lujo. Y es que el 1815 Ratrapante Calendario Perpetuo Handwerkskunst causó una inusitada sensación el año de su lanzamiento (2013), en el marco de semana del Salón Internacional de la Alta Relojería de Ginebra y en el Gran Premio de Relojería de Ginebra del mismo año, obteniendo sendos premios y reconocimientos.

Ante la intriga de la excepcionalidad de este modelo, tanto sus características más evidentes así como sus secretos más minuciosos son prueba fehaciente de su contundencia, belleza y excepcionalidad, punto de partida ideal para una edición limitada Handwerkskunst de 20 ejemplares.

La esfera y la tapa abisagrada del nuevo 1815 Ratrapante Calendario Perpetuo Handwerkskunst se encuentran fabricadas en un imponente oro blanco esmaltado en azul, decoradas a su vez con laboriosos grabados en relieve, y ennoblecida con técnicas decorativas especiales, atípica y apasionante combinación de un cronógrafo de aguja ratrapante y un calendario perpetuo con fases de la luna.

PUBLICIDAD

Justo el detalle de la luna es digno de mención, ya que éste aparece de nuevo en la tapa abisagrada que protege el fondo de cristal de zafiro, dejando ver en un medallón a la diosa Luna, protagonista ineludible de la mitología antigua, en un grabado tremblage y en relieve junto con sus potentes atributos: un velo ondeando, una diadema de media luna y una antorcha con la que ilumina la noche. Por su parte, el medallón está rodeado de un relieve esmaltado en azul de nubes y estrellas.

El cronógrafo con ratrapante permite medir tiempos intermedios y cronometrajes seguidos. Se controla mediante dos ruedas de columnas; una para el cronógrafo, y otra para el mecanismo ratrapante bien visible, el cual se activa por medio de un pulsador situado a la altura de las 10 horas.

El mecanismo del calendario perpetuo reproduce fielmente las diferentes duraciones de cada mes a lo largo de un año, incluyendo todos los años bisiestos hasta el año 2100. La indicación de las fases de la luna, calculada con precisión para 122.6 años, trabaja bajo el pequeño segundero situado a la altura de las 6 horas. En tanto, el mecanismo de cuerda manual se encuentra dotado de una autonomía máxima de marcha de 42 horas. Una indicación de reserva de marcha recuerda cuándo es el momento de dar cuerda al reloj.

Con un grabado de serie limitada, el 1815 Ratrapante Calendario Perpetuo Handwerkskunst se encuentra disponible en una caja de 41.9 milímetros de oro blanco, con un cierre desplegable, también de oro blanco, y una correa de aligátor gris azulada.

Fotogalería:

También puede interesarte: También puede interesarte: Los siete relojes más deseados de A. Lange & Söhne

 

Siguientes artículos

Pintura high-tech, clave en la revolución de los coches autónomos
Por

Más allá de ser un recubrimiento indispensable contra la intemperie, la pintura de alta gama, impulsada por la innovació...