Desde finales del año pasado, México saltó a los titulares de los periódicos en todo el mundo debido a la compleja relación que se vislumbra en materia de comercio exterior con los Estados Unidos y la nueva administración de este país. Para ser más precisos, sobre la incertidumbre que se ha planteado en torno al TLCAN.

Algunos analistas al respecto creen que, aunque la mayoría de los intercambios económicos que se realizan son con nuestro vecino del norte, México debe aprovechar las oportunidades que tiene con todo el mundo. Es decir, nuestro país puede y necesita incrementar la diversificación de sus relaciones económicas y comerciales.

Los últimos reportes, 20ª Encuesta de CEO y Doing Business in Mexico de PwC, recogen la opinión de inversionistas extranjeros sobre nuestro país y predominan, entre sus atractivos, la existencia de un gobierno estable, apertura al capital privado en sectores como el energético o un marco legislativo propicio para la inversión extranjera. En este sentido, nuestro país ha suscrito 12 tratados de libre comercio con 46 naciones entre otros, como los realizados con Mercosur, Unión Europea o la integración en Alianza del Pacífico.

Actualmente, la salida de Estados Unidos resta solidez al Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), aunque podría tener negociaciones en torno a la integración de China. De ser posible, México debe evaluar las ventajas o repercusiones de un nuevo tratado comercial, y su influencia en sectores clave de nuestra economía. Por ejemplo, en industrias como la automotriz, tendríamos que hacer frente de manera competitiva a Japón, Tailandia, India y la misma China.

PUBLICIDAD

México ha trabajado en las últimas décadas en fortalecer su comercio exterior. Hoy, es uno de los mayores exportadores de productos agropecuarios, así como –en menor medida- de otros como: equipo de autotransporte y vehículos, equipo electrónico, computadoras, entre otros. Por eso, cuenta con una gran oportunidad para diversificar las importaciones y las exportaciones.

Asimismo, el territorio mexicano goza de una gran infraestructura que permite optimizar procesos y tiempos de despacho aduanero, así como reducir costos de operación. Es decir, su amplia red de comunicaciones, las facilidades para el despacho aduanero con VUCEM (Ventanilla Única de Comercio Exterior Mexicano) o el carril exprés para agilizar los tiempos de despacho aduanero y fortalecer esquemas just in time.

Existe también un esquema de certificación en México conocido como Operador Económico Autorizado (OEA). Su finalidad es ofrecer un testimonio con reconocimiento oficial e internacional y que acredita a las compañías -con altos estándares en cadena logística y de seguridad- como socios comerciales confiables. Homologar un distintivo como éste, con el CT-PAT estadounidense o el PiP canadiense, sería de mucha utilidad para asegurar un comercio de confianza.

Con la finalidad de fortalecer el gran dinamismo del comercio internacional en la economía mexicana, y la diversidad de los tratados o acuerdos de libre comercio, México requiere seguir trabajando en estrategias para favorecer o incentivar hoy más que nunca la inversión extranjera y la economía, optimizando los procesos administrativos,  y beneficiando la creación de nuevas empresas. Todo ello mediante esquemas prácticos y ágiles, así como estímulos y reformas que favorezcan la globalización y el crecimiento económico del país.

En definitiva, en PwC estamos convencidos que ésta situación presenta una oportunidad histórica, en la que México puede y debe diversificarse para atraer a nuevos mercados e inversionistas, mejorando su posición en el mundo y desarrollando nuevas capacidades que le permitan ser más competitivo. El fin o renegociación del TLCAN supondrá el inicio de una nueva época que, sin duda, hará historia.

 

Siguientes artículos

Ciudades digitales: El futuro de las grandes urbes y de sus gobiernos
Por

El uso de la tecnología en asuntos públicos y de gobierno es el futuro de las grandes urbes. Sin embargo el factor más i...