Al tratar con una economía volátil es importante aumentar la frecuencia de la previsión. El horizonte artificial del presupuesto anual y las revisiones de previsión de asistencia actúa como freno en la precisión de las previsiones en las empresas.

 

Las empresas están experimentando un nivel de cambio sin precedentes. Catástrofes naturales, crisis económica y factores geopolíticos se han combinado para crear niveles muy elevados de volatilidad de mercado.

PUBLICIDAD

También existe cierta ironía sobre el estado actual de las cosas. Justo cuando el mundo está comenzando a ver la luz al final del túnel, algunas grandes empresas y ciertos inversores institucionales tienen niveles muy bajos de inversión, y se preguntan qué hacer con el abundante efectivo del que disponen mientras que las empresas más pequeñas luchan por elevar el crédito.

A pesar de que las arcas corporativas están llenas, los tipos de interés son bajos y una economía benigna inevitablemente ofrece gangas, muchas empresas parecen estar refrenándose. La volatilidad del mercado y los miedos a una segunda recesión son ciertamente parte de los motivos, pero un estudio reciente de McKinsey Quarterly identificó la potente función de la parcialidad en el proceso de toma de decisiones en materia de inversión.

Según el estudio, la mayoría de los ejecutivos cree que su empresa es demasiado tacaña, especialmente para inversiones realizadas directamente a través de la cuenta de resultados y no capitalizadas a largo plazo. De hecho, aproximadamente dos tercios de los encuestados respondieron que sus empresas no invierten lo suficiente en desarrollo de productos y más de la mitad que no invierten lo suficiente en ventas y marketing ni en iniciativas financieras para nuevos productos o nuevos mercados.

Parece que la volatilidad del mercado y la incertidumbre que crea están reteniendo al progreso, minando la confianza para invertir. Así que, ¿cómo puede una empresa invertir la tendencia? La respuesta tiene que ver con una gestión mucho más proactiva, es decir, una previsión precisa, comprobando constantemente la temperatura de las aguas, buscando nuevas oportunidades, formulando escenarios, evaluando el riesgo y asignando probabilidades de éxito.

Mejores previsiones

Al tratar con una economía volátil es importante aumentar la frecuencia de la previsión. El horizonte artificial del presupuesto anual y las revisiones de previsión de asistencia actúa como freno en la precisión de las previsiones. Se considera que las previsiones acumuladas, que como su propio nombre indica se basan en un marco temporal acumulado de un año (normalmente cuatro trimestres) ofrecen una precisión superior para la empresas que afrontan el cambio constante.

La precisión de las previsiones financieras se ve muy influenciada por la riqueza de datos recabados. En la práctica esto implica la ampliación de los datos recabados a los límites de la organización, los más cercanos a las líneas frontales del negocio, que pueden ver lo que ocurre en la base. Esto puede no solo ayudar a mejorar la precisión de previsión sino también a captar nuevas oportunidades de un amplio campo de visión.

 

Aprovechar la nueva tecnología

Sacar el mayor rendimiento posible a las tecnologías más modernas puede proporcionar una amplia variedad de posibilidades al considerar nuevas oportunidades de mercado en medio de un mar de datos contradictorios. Por ejemplo, la información recogida en un sistema customer relationship management o gestión de relación con clientes (CRM) puede ayudar a la directiva a identificar nuevas y emocionantes oportunidades de relaciones existentes con clientes y clientes potenciales.

Los medios sociales también pueden ayudar a aclarar la situación. En combinación con técnicas de análisis tradicionales, tienen el potencial de aclarar las tendencias de mercado y los futuros clientes potenciales de un modo realmente esclarecedor. La capacidad de encontrar datos no estructurados residentes en blogs, foros de debate, tweets, Facebook y otras páginas web, y de convertirlos en información cuantificable (valores de opinión, volumen de comentarios, segmentación de mercado) sobre la afinidad del mercado para un producto en concreto puede proporcionar perspectivas de futuro de gran valor.

 

Gestionar los riesgos

Al tratar la volatilidad del mercado es vital reconocer formalmente tanto el riesgo como la probabilidad en los planes estratégicos y operativos así como las evaluaciones de inversión para ayudar a centrar la atención en la confidencialidad de planes de eventos imprevistos. Si hacemos caso de los resultados del estudio de McKinsey Quarterly, entonces también ha llegado el momento de reconocer la parcialidad en las decisiones como parte de la evaluación de riesgos.

Por supuesto, nada de esto es posible sin habilitar tecnologías, principalmente, sistemas de gestión de rendimiento empresarial que soporten procesos de planificación colaborativa y sistemas de Gobierno, Riesgo y Cumplimiento normativo (GRC) que ayuden a incluir los procesos de gestión de riesgos en el ciclo de planificación empresarial.

Solo dichos sistemas y medidas sólidos darán a las organizaciones la confianza de abrirse camino entre las condiciones económicas más dispares en más de medio siglo.