La combinación de 8.5 millones de clientes de Iusacell y 2.8 millones de Nextel, colocan a AT&T -en su reciente llegada- en el primer puesto del consumo de servicios y la ponen además en una posición privilegiada para ofrecer la red 4G LTE en México, su producto estelar.

El mercado de la telefonía móvil en México es uno de los más importantes en el mundo, con un crecimiento sostenido año con año que hace que las operadoras vean en el país una gran oportunidad para fidelizar a cada vez más usuarios.

Hablando en números, según cifras del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el consumo de planes de postpago en nuestro país tiene un crecimiento anual del 16%, una cifra que va en aumento conforme las operadoras ofrecen mayor número de megabytes en la conexión y ventajas como redes sociales ilimitadas.

PUBLICIDAD

Con una base de 101.8 millones de usuarios de telefonía móvil, en donde la mayor parte de éstos pertenece al mercado de prepago, la apuesta de las empresas hoy es la migración de los clientes a los planes tarifarios, un reto que AT&T enfrenta con una inversión de 3,000 millones de dólares destinados a robustecer las redes de comunicación móvil de Nextel y de Iusacell-Unefon para cubrir a 350 millones de usuarios.

La clave está en los datos

Los planes telefónicos de postpago ofrecen grandes ventajas a sus clientes, tales como servicios adicionales, la posibilidad de agregar líneas o adquirir un teléfono sin costo alguno, razones que sin duda motivan la contratación de estos esquemas.

Pero aunados a la expansión de los planes de postpago existen retos, como equilibrar la satisfacción que el cliente percibe en su servicio con las condiciones que contrae de su operador, que además de tarifas puede integrar acceso a promociones, planes familiares, números frecuentes y hasta paquetes de roaming sin costo o a uno muy reducido.

Y hay otro desafío a la vista: Los servicios de video.

“Consumir servicios en paquetes es una tendencia también en México, por ello traer servicios de televisión y e Internet móvil al mercado mexicano podría ser algo muy poderoso, y creemos que esto es algo que les gustaría a los consumidores. Así que estamos abiertos a este tipo de relación en el largo plazo, aunque por el momento nuestra prioridad es desarrollar nuestra red inalámbrica”, dijo al respecto Thaddeus Arroyo, CEO de AT&T México, en conferencia de prensa hace unas semanas.

AT&T ha destinado una inversión de 7,375 millones de dólares en México, lo que indica que está dispuesto a ir por un lugar de preeminencia en el mercado móvil.