La pregunta es entonces ¿hay espacio para una “tercera vía” en la implementación de la Historia Clínica Electrónica (HCE)? ¿Alguna solución comercial que ofrezca un producto base con las mejores prácticas internacionales, pero que a la vez nos permita adaptarlo a las necesidades de la organización sin morir en el intento? 

 

“Desarrollar o Comprar – esa es la cuestión”… Por décadas este planteamiento al más puro estilo shakesperiano parece ser una y otra vez el dilema de los CIOs cuando se decide abordar un nuevo proyecto informático. Tan viejo como la propia profesión informática, el debate se repite tanto para aplicaciones multisectoriales (ERPs, CRMs, etc.), como para aplicaciones específicas de un negocio o sector. Así pues, no es de extrañar que cuando el director informático de un hospital recibe el encargo de la dirección general y/o de la dirección médica de valorar la incorporación de un sistema de Historia Clínica Electrónica (HCE) se encuentre en esta disyuntiva.

Para ir al grano, no creo que exista una solución perfecta. Cada hospital o institución de salud tiene sus características y singularidades, y cada una debe valorar lo que es mejor en cada caso. Múltiples variables condicionan la decisión, entre ellas, las características propias de la institución (cuán especializadas y particulares son sus necesidades y qué oferta de mercado hay para satisfacerlas); la existencia o no de talento interno para construir y mantener por años su propio sistema clínico de acuerdo a las siempre cambiantes circunstancias del mercado de la salud; o la necesidad de contar con el sistema en tiempo y forma (restricciones temporales y presupuestarias), por mencionar tres grandes temas.

A pesar de que cada caso es único, existe un creciente consenso en el sector de que casi siempre la mejor opción es ir a un producto de mercado. ¿Por qué? Existe un par de argumentos fundamentales. Primero, desarrollar un sistema de HCE desde cero requiere gran cantidad de tiempo, esfuerzo e inversiones, especialmente si se pretende llegar a cubrir las capacidades funcionales de los líderes del mercado, y lo que es peor, no hay ninguna garantía de éxito a priori. Es importante destacar que existe un gran déficit global en especialistas en eHealth y en HCE, con lo cual la tarea de construir algo nuevo se torna aún más complicada. Por otro lado, mientras que las empresas que se dedican a construir soluciones comerciales invierten importantes cantidades de dinero en I+D para mantener actualizadas y evolucionar sus soluciones para incorporar las mejores prácticas del mercado, los hospitales usualmente no cuentan con partidas presupuestarias para estos fines. El segundo gran argumento es el foco en el negocio: un hospital o institución de salud tiene como objetivo cuidar y atender a sus pacientes, no ser una fábrica de soluciones informáticas, no es su “core-business” y por tanto mantener esta apuesta a largo plazo resulta poco justificable.

Sin embargo, ir a una solución de mercado no es la “panacea” tecnológica que nos libra de todos los riesgos. Para empezar, muchos productos comerciales requieren un esfuerzo importante de personalización, adaptación y ajustes para que cumpla los requerimientos y las expectativas de un cliente. Esto es normal, puesto que un producto de mercado se basa en incorporar las mejores prácticas, generalizándolas en una solución informática concreta. El quid de la cuestión está entonces en la capacidad del producto en ser tan flexible como un desarrollo a medida y poder así adaptarse a las necesidades específicas de un mercado y de un cliente concreto, sea vía parametrización, configuración o APIs de desarrollo.

La pregunta es entonces ¿hay espacio para una “tercera vía” en la implementación de la HCE? ¿Alguna solución comercial que ofrezca un producto base con las mejores prácticas internacionales, pero que a la vez nos permita adaptarlo a las necesidades de la organización sin morir en el intento?

Conceptualmente hablando, este tipo de soluciones flexibles, con módulos funcionales construidos como “building blocks” que se pueden ir ensamblando y adaptando para construir una solución final se le conoce como “EHR Modular” y en cierta medida, constituye el sueño de muchos clientes que desean dar un salto de calidad en sus soluciones de HCE pero sin renunciar ni descontinuar ciertos componentes o módulos desarrollados internamente con mucho esfuerzo y que están diseñados para responder a ciertas necesidades particulares de su organización.

PUBLICIDAD

Por otro lado, estos sistemas modulares y flexibles deben contener una biblioteca de funciones o APIs, orientadas al sector salud, que les permita no solo adaptar su HCE sino también abordar otros desarrollos específicos internamente sin depender de un proveedor externo. Así pues, se llega al concepto de framework de eHealth, o lo que es lo mismo, una arquitectura de desarrollo de software, que permita adaptar la HCE o generar nuevas aplicaciones de negocio disminuyendo sensiblemente el riesgo de un desarrollo a medida, y aprovechando las mejores prácticas del mercado ya incorporadas en el framework y en el producto base.

En un mercado inmaduro como el sector de tecnologías de la información aplicada a la salud, y en concreto el sub-segmento de HCE, la llegada de esta “tercera vía” es una alternativa bastante viable y especialmente atractiva para clientes que han invertido mucho dinero en construir soluciones ad-hoc pero que necesitan actualizarse o mejorarlas, o incluso para clientes que quieren comprar una solución de mercado contrastada pero basada en frameworks o arquitecturas especialmente pensadas para la personalización y/o adaptación de la solución,  que los haga flexibles, agiles y abordables, económica y técnicamente. Este enfoque esta ganado cada vez más adeptos, incluso en mercados muy competitivos como el de Estados Unidos, donde iniciativas gubernamentales han estado incluyendo los sistemas modulares dentro del programa de estímulo a la adquisición de sistemas de HCE.

En Everis seguimos este enfoque a través de nuestra plataforma ehCOS;  creemos y apostamos a que es especialmente atractivo en mercados como el latinoamericano donde no abundan las soluciones flexibles que combinen fortalezas funcionales, tecnológicas y precios competitivos, adaptadas a las realidades de nuestros países. Nuestra arquitectura de desarrollo de software orientada a eHealth (llamada ehCOS framework), nos permite ofrecer un producto comercial de historia clínica electrónica, ehCOS CLINIC, pero con la posibilidad de adaptarlo y complementarlo utilizando los más de 70 componentes de negocio que conforman nuestro “Healthcare Development Toolkit” para responder a las necesidades específicas de un cliente. De esta forma logramos el equilibrio entre el time-to-market y el conocimiento empaquetado en una tecnología world-class con la flexibilidad de un “homegrown”. Todo esto, por supuesto, con un enfoque metodológico propio que guía adecuadamente el proceso de transformación y de gestión del cambio para minimizar la posibilidad de errores o desviaciones en los proyectos.