Actualmente los consumidores que buscan reducir su ingesta de calorías a través de las bebidas, pueden elegir entre una variedad cada vez mayor de productos sin calorías o que las poseen en cantidades muy bajas; o bien entre las bebidas tradicionales pero ajustándose a un estilo de vida saludable que pondere la actividad física necesaria para conseguir el balance energético del organismo.
De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud, la ingesta calórica media en México es de 3,024 kilocalorías diarias. Sin embargo, la OMS recomienda una ingesta de 2,000 kilocalorías diarias. Por lo tanto, el mexicano promedio consume 1,024 kilocalorías por encima de lo establecido.

En este sentido existe un interés creciente de los consumidores por bebidas bajas en calorías”, así lo demuestra el análisis: “La industria de las bebidas no alcohólicas en México’, del Centro de Investigaciones Económicas (CIE) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). El estudio señala que “la tasa de crecimiento anual compuesta en la producción de refrescos en el periodo 2007-2014 fue de 1.9%. Si bien esta tasa es relativamente baja en comparación con otras bebidas no alcohólicas, la tasa de crecimiento anual compuesta de los refrescos elaborados con sustitutos del azúcar–también llamados refrescos light–alcanzó 6.3% en el mismo periodo”.

Según una estimación de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC), basadas en datos de INEGI y CONAPO, el consumo per cápita de refrescos totales (calóricos y no calóricos) es de 421 y 404 ml al día, dentro de una dieta de 3000 calorías; asi que tomar una bebida endulzada con azúcar o baja en calorías forma parte sustancial en la dieta de las familias mexicanas y además es un bien económico necesario.

Energía y fuente de hidratación

PUBLICIDAD

Los productos sin calorías o bajos en calorías nos brindan ese “empuje ligero” que necesitamos para dar lo mejor de nosotros en todo lo que hacemos, enfrentando los retos con la energía suficiente. También debemos considerarlos como una opción más de hidratación por su alto contenido de agua.

Una de las metas que todos tenemos es adoptar un estilo de vida saludable, con una dieta correcta que nos permita alcanzar nuestro peso ideal; sin embargo, tenemos que aceptar que muchas veces quisiéramos que todo fuera más fácil, que existiera un remedio universal que nos permitiera comer lo que quisiéramos sin la necesidad de hacer ejercicio para alcanzar un balance energético. Pero seamos realistas, para lograr un objetivo es necesario esforzamos un poco y consumir alimentos con moderación.

Existen opciones de dietas que incluyen bebidas light. Lo más recomendable siempre es acudir con un especialista en nutrición que te ofrezca una guía en tu camino hacia el bienestar. El nutriólogo ajustará tu alimentación y porciones según tus necesidades, de manera que poco a poco alcances el objetivo.

Para tomar en cuenta: ¿Qué dicen los envases?

La información nutricional ayuda a tomar decisiones sobre el consumo responsable de un producto con base en los nutrimentos que proporciona. Conoce qué dicen y cómo interpretarlos.

Fuente: Guía de Alimentos para la Población Mexicana. Elaborada por la Secretaría de Salud.