El CFO moderno tiene que caminar por la cuerda floja entre supervisar la inversión en tecnologías emergentes para brindar nuevos servicios a los clientes y aprovechar las nuevas tecnologías para apoyar al negocio desde dentro. 

 

 

Por Karen dela Torre, vicepresidente, Oracle Corporation

PUBLICIDAD

 

La tecnología está despuntando una vez más, abriendo posibilidades fascinantes para nuevos productos y servicios en un momento en que las organizaciones se esfuerzan por aprovechar al máximo las escasas oportunidades de crecer. Pero las propias tecnologías (el cómputo en la nube, las herramientas sociales, las comunicaciones móviles y Big Data) están transformando a las organizaciones también desde dentro. Y los Directores de Finanzas (CFO) están cada vez más en el epicentro de estos cambios, dentro y más allá de las fronteras de la organización.

La noción de que el ámbito del CFO se limita a la administración financiera y a la eficiencia operativa se ha quedado en el pasado. Su papel está cambiando claramente del gobierno a la orientación, y, en el proceso, al CFO moderno se le ve más como un influyente y un catalizador del negocio con un papel importante que jugar en el desarrollo de las estrategias y en el éxito del negocio. Y la aplicación efectiva de la tecnología está apuntalando todo esto.

 

¿Qué tecnologías?

Esto da origen a un dilema interesante: El CFO moderno, en quien se confía cada vez más para tomar decisiones tecnológicas, tiene que caminar por la cuerda floja entre supervisar la inversión en tecnologías emergentes para brindar nuevos servicios a los clientes y aprovechar las nuevas tecnologías para apoyar al negocio desde dentro. Pero esta posición única también le da a los CFOs una vista excepcional de los avances tecnológicos y cómo éstos pueden utilizarse para acelerar el cambio, especialmente alrededor de la manera en que la función de finanzas modernas apoya a otros tomadores de decisiones, funciones y ejecutivos. Entonces, ¿cuáles son las tecnologías que están redefiniendo a la función de finanzas moderna?

 

La movilidad es imprescindible

Los CFOs ven una ventaja inmediata en el cómputo móvil. En una encuesta global realizada en 2013 a 930 CFOs, comisionada por Oracle y Accenture, la tecnología móvil fue considerada como la prioridad de inversión número por los CFOs para los próximos tres años.

Las oportunidades que abre la tecnología móvil son innegables. Van desde la conveniencia pura, por ejemplo, la capacidad de recuperar información de los sistemas corporativos en cualquier momento y desde cualquier lugar a través de un dispositivo móvil, hasta una sociedad que tiene una gran cantidad de datos para tomar decisiones importantes en el momento. Estamos llegando a una nueva era de BI móvil (inteligencia de negocio) en la que Gartner dice que el dispositivo móvil se ve como el “extremo” de un flujo de información, pero que también pueden considerarse la información y las imágenes con una ubicación específica que utilizan puntos de generación de datos para enriquecer la información corporativa sobre la gente, los clientes, los proveedores, los productos y el personal. La capacidad móvil está yendo más allá de la simple entrega de información para brindar flujos de trabajo y aprobaciones, así como la captura simplificada de datos para tareas como el pronóstico de ventas y la digitalización de recibos y gastos a través de un sistema de reconocimiento óptico de caracteres (OCR), con un teléfono móvil como parte de los modernos procesos de gestión de viajes y gastos.

 

Big Data para grandes conocimientos

Big data también ofrece la posibilidad de mejorar las predicciones. Por ejemplo, la combinación de la analítica social no estructurada y los pronósticos financieros podría derivarse en una nueva generación de técnicas de predicción en el que los pronósticos reciben información sobre el sentimiento de los clientes respecto a productos, clientes y campañas. Las industrias farmacéutica, agrícola, de servicios financieros y de ventas minoristas están a la vanguardia y están aprendiendo a dominar las implicaciones de esta nueva capacidad. Pero la clave para los grandes avances de Big

Data será la capacidad de combinar la facilidad de uso del BI tradicional con las nuevas tecnologías necesarias para manejar grandes volúmenes. Sin embargo, Big Data es un fenómeno que los CFOs no pueden ignorar.

 

La nube está dejando huella

El cómputo en la nube (en todas sus variedades – pública, privada e híbrida) está demostrando una adición valiosa a la harmonía del CFO, brindando la flexibilidad que era necesaria, ayudando a las organizaciones a responder a la volatilidad del mercado, a las reestructuraciones, a las adquisiciones, incluso incursionar en mercados de más alto riesgo.

Asimismo, la nube también está promoviendo una manera más productiva de trabajar. Procesos como la planeación del negocio, la gestión del desempeño y la creación de reportes financieros se benefician de una forma de trabajo más colaborativa y de un mayor alcance organizacional, mejorando así la calidad de las predicciones, ayudando al CFO a estar de acuerdo con los planes, y reducir el tiempo para tomar decisiones.

 

Las herramientas sociales siguen rezagándose

El uso de herramientas sociales sigue estando relativamente abajo en la lista de prioridades del CFO – posiblemente porque algunos piensan que las herramientas sociales equivalen al uso ocioso de Facebook y Twitter – sin darse cuenta del profundo impacto que pueden tener en la colaboración. Cuando se les preguntó acerca de la colaboración por separado, los CFOs le dieron a ésta una alta prioridad. Las áreas sobresalientes incluyen las ideas de colaboración de grupo y el intercambio de conocimiento, por ejemplo, alrededor del desarrollo de estrategias, de la gestión del desempeño empresarial, de establecer políticas de contabilidad, del mejoramiento de los procesos y de ofrecer valor a los clientes. También las herramientas sociales ofrecen un territorio fértil para relacionarse mejor con los analistas, los inversionistas y otros lectores de la información financiera interesados.

Asimismo, las herramientas sociales pueden utilizarse para mejorar la experiencia de los usuarios así como la productividad del personal que utiliza los sistemas financieros centrales – especialmente a la joven generación de executivos de finanzas que están acostumbrados tener acceso a las herramientas sociales todos los días. Por ejemplo, las herramientas sociales integradas en la interfaz de usuario del ERP y otros sistemas financieros aumentan la posibilidad de tener un acceso mejorado a la información y colaborar para resolver los problemas cuando las cosas salen más.

Por lo tanto, la función de finanzas modernas tiene posibilidades casi ilimitadas de hacer cambios profundos en la forma en que apoya a las funciones de las líneas de negocio. El desafío para el CFO es equilibrar lo que viene primero dentro con todas las emocionantes posibilidades de fuera.

 

Para saber más del tema, te dejamos este documento descargable: Tendencias de la administración del desempeño.