Actualmente, la batalla contra el sobrepeso continúa, sobre todo en países como Estados Unidos, uno de los que registra un alto índice de personas con este padecimiento, población que sigue acumulando víctimas debido al sobrepeso. De acuerdo con el National Institute of Health, más del 35% de los adultos estadounidenses son obesos, y más del 34% presentan sobrepeso. Además de poner en práctica una dieta integral, la única otra manera comprobada de ponerse en forma es incorporar el ejercicio de forma regular a nuestra vida.

“Las personas con sobrepeso tienen un riesgo más alto de padecer complicaciones médicas, incluso enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión. Es por esto que es tan importante disminuir el exceso de peso con dieta y ejercicio”, afirma en este sentido el Dr. Heng Chao Terry Wei, internista en ColumbiaDoctors. Pero advierte que “para la gente que tiene un peso excesivo, hay ciertas precauciones que deben tomar antes de comenzar un régimen de ejercicio, particularmente quienes habitan en climas con altas temperaturas”.

Antes de comenzar cualquier programa o régimen de ejercicio, es vital consultar al doctor para averiguar si se es lo suficientemente saludable para hacer una rutina de ejercicios regulares y comprobar cuáles son los ejercicios más propicios. “Los individuos obesos pesan más, y por eso deben evitar movimientos que pongan estrés en los tobillos, caderas, rodillas, así como la parte inferior de la espalda para evitar lesiones”.

El ejercicio es una herramienta poderosa, una que puede ayudar a bajar de peso, mejorar las funciones corporales, y mejorar la actitud y la confianza.

PUBLICIDAD

El American College of Sports Medicine recomienda que las personas con sobrepeso, vayan aumentando su rutina de forma muy gradual hasta llegar a ejercicios moderados semanales de hasta 250 minutos, para así acelerar el adelgazamiento. Esto puede funcionar de varias formas, por ejemplo, cinco sesiones de ejercicio de 50 minutos por semana o siete sesiones de ejercicio de 37 minutos por semana.

Te recomendamos leer: ¿Cómo derrotar al insomnio?

De acuerdo con los expertos, algunos ejercicios adecuados para personas con sobrepeso son:

1) Caminar. Esta es la opción ideal para practicar ejercicio de bajo impacto. Lo único que se requiere son tenis cómodos, se puede hacer en cualquier lugar y mejora la fuerza de la parte inferior del cuerpo y la movilidad. “Sin embargo, caminar no es para todo el mundo”, advierte el Dr. Wei, ya que “si se padecen dolores de rodillas, espalda o caderas, es necesario hablar con nuestro doctor. Y en la medida de lo posible, trabajar con un fisioterapeuta u otro profesional para solucionar el problema o encontrar una mejor rutina”.

Al final, la consistencia es la clave al ejercitarse caminando. Es recomendable plantearse metas semanales, variar la rutina y aumentar gradualmente la distancia, intensidad y velocidad para hacer más efectivo el ejercicio.

2) Natación. La natación es posiblemente el mejor ejercicio cardiovascular, pulmonar y esquelético que uno pueda practicar. Ofrece un beneficio integral para todo el cuerpo, impactando de forma mínima las articulaciones e incrementando la fuerza y el balance del centro mientras se queman grasa y calorías.

Al respecto, el Dr. Wei afirma que “para los que tienen problemas de peso, la natación ofrece el beneficio adicional de que el agua ayuda a mantener una temperatura corporal agradable, y así la gente puede hacer ejercicio por más tiempo que en otros lugares”. Además de la natación, ejercicios especiales basados en el agua como el water-jogging y water-aerobics son maneras excelentes de quemar calorías para bajar de peso.

3) Ciclismo. Esta es una forma eficiente de quemar calorías con menos daño a las articulaciones. Una bicicleta reclinada es buena para la gente que sufre dolor en la columna lumbar, que padece de problemas en las articulaciones o que simplemente necesita más soporte. También hay bicicletas elípticas reclinadas, los cuales ofrecen más variedad si uno se aburre de pedalear. La máquina es similar a una máquina de pasos y trabaja las partes superior e inferior del cuerpo con menos estrés en las articulaciones.

También existe la máquina de paso portátil, dispositivos pequeños y ligeros que le permiten a uno pedalear en una posición sentada sea en el escritorio o en una silla cómoda. “Con esto y los demás ejercicios, la clave es comenzar lentamente y tener como objetivo la consistencia”, aconseja el Dr. Wei. “Trate de pedalear por cinco minutos, después descanse. Pedalee de nuevo por cinco minutos, entonces descanse de nuevo. Incremente gradualmente la duración del intervalo de pedaleo y reduzca el intervalo de descanso. Bájese de la bicicleta cuando lo necesite para estirar las articulaciones y relajarse fuera del aparato”, concluye.

4) Entrenamientos de fuerza. La mejor manera de quemar grasa es incrementar la fuerza muscular, y eso requiere entrenamientos de fuerza como levantamiento de pesos ligeros, y ejercicios de resistencia como press de pecho y piernas, flexiones de las piernas y tirones laterales. Una vez que los primeros ejercicios se tornen fáciles, se recomienda aumentar el número de repeticiones o el peso que se levanta.

“Otro beneficio del entrenamiento de fuerza es que se puede corregir problemas posturales que pueden surgir por el peso adicional que lleva uno”, dice el Dr. Wei. “También se puede mejorar el rango de movimiento articular. Al fin y al cabo, cuando se desarrollan los músculos, se aumenta el metabolismo en estado de descanso, lo cual quiere decir que se queman más calorías por períodos más largos”.

El ejercicio es una herramienta poderosa, una que puede ayudar a bajar de peso, mejorar las funciones corporales, y mejorar la actitud y la confianza. Pero el Dr. Wei da una advertencia adicional para el ejercicio durante el verano: “Hay que asegurarse de tomar ciertas precauciones, como tomar entre seis y ocho vasos de agua diariamente para mantenerse hidratado de forma adecuada, limitando la exposición al sol y usando bloqueador”.

Para mayor información acerca de los servicios que ofrece el NewYork-Presbyterian Hospital, consultar la página nyp.org/serviciosglobales o agendar una cita personalizada al teléfono +1-212-746-9100.

Si deseas consultar más artículos relacionados con el cuidado de la salud, te invitamos a visitar el sitio: https://healthmatters.nyp.org/