Con el advenimiento de nuevas tecnologías los CFO reconocen que la forma de crear valor ha cambiado, por lo que también deben cambiar los parámetros financieros asociados a estos mecanismos de creación de valor.

 

 

Por Karen dela Torre, Vicepresidente de Oracle Corporation

PUBLICIDAD

 

Desde principios de 1990, los Directores de Finanzas (CFO) han estado midiendo sus funciones tradicionales, tales como la velocidad en que la compañía podría cerrar sus libros o la reducción de su tasa de Días de Ventas Pendientes. Entrar en el cuartil superior fue el Santo Grial para la mayoría, y la evidencia de que estaban a la cabeza de una función de alto rendimiento financiero.

Con el advenimiento de nuevas tecnologías, como dispositivos móviles, Big Data, Predictive Analytics, el cómputo en la nube y las nuevas plataformas informáticas sociales, los CFO reconocen que la forma de crear valor ha cambiado, por lo que también deben cambiar los parámetros financieros asociados a estos mecanismos de creación de valor. Estas fueron sólo algunas de las principales conclusiones de las encuestas realizadas en la CFO Summit 2013 de Oracle, donde se reunieron más de 190 altos ejecutivos financieros de todo el mundo para discutir el creciente papel de los directores financieros para impulsar el cambio transformacional en una economía global cada vez más volátil.

Las encuestas trataron de validar una nueva investigación por parte de Oracle y Accenture sobre la evolución de las organizaciones financieras, partiendo de las funciones financieras y de supervisión más tradicionales, hacia un papel más preponderante que sitúa a las finanzas en el corazón mismo de la estrategia empresarial y de la creación de valor.

David Axson, Director General de Finanzas y Desempeño Empresarial de la práctica de Consultoría de Gestión de Accenture, inició el proceso de la encuesta preguntando a los asistentes a la CFO Summit su necesidad de crear valor mediante el aprovechamiento de las nuevas tecnologías, y si sentían que las tecnologías emergentes estaban influyendo en desarrollar nuevas y mejores prácticas para medir la efectividad de las finanzas.

“No me sorprendieron los resultados de la encuesta que señalan que las tecnologías emergentes impulsan la creación de valor –señaló Axson–. Lo interesante fue cómo las finanzas ven a las nuevas tecnologías como facilitadores de las estrategias específicas de creación de valor”. Por ejemplo, 43.3% de los CFO sintió que las tecnologías emergentes podrían apoyar sus iniciativas de crecimiento. El resto se divide entre el impacto que las tecnologías emergentes podrían tener en la mejora de su posición competitiva (26.7%) y la mejora de las interacciones con clientes (21.7%).

Axson también estaba interesado en cómo los ejecutivos financieros de alto nivel vieron el impacto perjudicial de las tecnologías emergentes en las mejores prácticas financieras. Casi 90% de los encuestados estuvo de acuerdo en que el uso de las nuevas tecnologías les llevará a reconsiderar o introducir nuevas Mejores Prácticas, sobre todo en áreas como la adopción de la nube y el uso de Predictive Analytics y Big Data para mejorar la planificación y la previsión.