Con la llegada de las Cuatro Grandes tecnologías emergentes (nube, social, movilidad y big data), la reestructuración de las habilidades financieras son vistas hoy como la principal prioridad de los CFO. ¿Por qué?

 

Por Karen de la Torre, Vicepresidente de Oracle Corporation

 

PUBLICIDAD

La llegada de las Cuatro Grandes tecnologías emergentes (nube, social, movilidad y big data) y la creciente popularidad de los roles de asociación de negocio son solo algunas de las fuerzas que están reestructurando el papel de la organización de finanzas modernas y del talento que necesitan los líderes de finanzas de hoy. Un reciente estudio global realizado a los Directores de Finanzas (CFO), el cual fue comisionado por Oracle y Accenture, enfatiza la urgente necesidad del cambio, y señala que la reestructuración de las habilidades financieras son vistas hoy como la principal prioridad de los CFO en el momento que buscan añadir a la función de finanzas una mayor flexibilidad y adaptabilidad a las cambiantes condiciones del negocio.

Más de 90% de los CFO encuestados en el 2013 CFO Summit de Oracle también citó la necesidad de revisar y actualizar las mejores prácticas de finanzas para lidiar de forma más efectiva con la creación de nuevas estrategias de valor impulsadas por las tecnologías emergentes. La creciente popularidad de big data y de las sofisticadas herramientas de análisis de datos, por ejemplo, significa que se necesitarán más científicos de datos para que los datos estructurados y no estructurados tengan sentido. Desde la perspectiva del talento financiero, deben implementarse herramientas y procesos estándares para ayudarles a analizar esos datos de una manera sistemática. La gestión de ejecutivos y las relaciones con otras funciones también fomentarán el requisito de nuevas habilidades orientadas al negocio y una perspectiva más amplia.

 

¿Dónde está la brecha?

Los CFOs solían no estar convencidos de que el talento era su recurso más importante, pero ya no sucede así. A pesar del hecho de que el mundo ha experimentado tasas de desempleo relativamente altas durante los últimos siete u ocho años, la guerra por el talento financiero es feroz – especialmente en las mejores compañías. Tan sólo en los Estados Unidos, un reporte de McKinsey & Company proyecta que para 2018 harán falta entre 140,000 y 190,000 profesionales de big data “analíticos a fondo” – esto es, gente con habilidades altamente técnicas en el aprendizaje de máquinas, estadísticas, y/o ciencias de la computación – quienes son los expertos reales en big data que saben cómo procesar enormes grupos de datos y convertirlos en información relevante.

Pero lo que a menudo se pasa por alto en esta sombría proyección del mercado laboral de big data es que el impacto de éste en el empleo va más allá de los campos de la analítica y de TI. Las compañías requieren profesionales de todos los niveles que no necesariamente sepan de analítica a fondo sino que sean expertos en big data. Estos profesionales no necesitan estudios en ciencias de la computación o estadística; lo que necesitan es la habilidad de establecer los vínculos entre los conocimientos de los datos y las oportunidades de negocio.

 

Encontrar y educar al talento: comienza con la infraestructura correcta

Cuando se trata de atraer al buen talento financiero, hoy es vital que los CFOs permitan que su gente sea exitosa gracias a su infraestructura en lugar de que sea a pesar de su infraestructura. Eso significa ofrecer a los equipos de finanzas las herramientas más innovadoras en las áreas de colaboración social, analítica de datos y de inteligencia de negocio móvil – todas las herramientas que sean vitales para atraer y retener a la generación de futuros CFOs con conocimientos técnicos que se integren a la fuerza laboral.

Estos trabajadores valoran a los medios sociales en sus vidas personales y corporativas, especialmente cuando la línea que las separa se hace cada vez más difusa. Por ejemplo, una investigación reciente reveló que cuando las personas se niegan a compartir detalles personales en Facebook con sus colegas, son consideradas menos agradables que aquellas que sí lo hacen. Y un próximo reporte de los investigadores de la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania demuestra que la gente que comparte información personal con su red de colegas y jefes – y combinan sus vidas reales y en línea – son percibidos como mejores trabajadores.

 

Big Data para grandes conocimientos

Evidentemente, la nueva generación que se incorpora a la profesión de finanzas tiene expectativas muy diferentes de sus carreras y prácticas laborales, de modo que los CFOs modernos necesitan asegurar que sus organizaciones financieras no sólo estén preparadas para satisfacer estas expectativas, sino también para fomentar la innovación que puede derivarse de la colaboración social. Y más allá de ofrecer los sistemas más recientes, necesitan brindar apoyo: asesorando y orientando al joven talento financiero, y ayudándoles a desarrollar sus carreras a través de las herramientas de aprendizaje y desarrollo hospedadas en la nube, diseñadas para identificar y preparar al mejor talento.

 

Para saber más, te dejamos este documento descargable:

10 tendencias de Big Data y Analytics