El problema del sobrepeso y la obesidad tiene relación directa con un estilo de vida poco saludable, en el que se combina una deficiente alimentación con mínima actividad física. Es el individuo, pensando en los múltiples beneficios consecuentes y el compromiso con su propia salud, el responsable de cuidar los hábitos diarios y no bajar la guardia al buscar opciones saludables.

Así como la obesidad, también la actividad física es consecuencia de varios factores. La realidad es que en nuestro país existen distintas barreras que nos desaniman al momento de planear actividades físicas, algunas de ellas son muy visibles y nos afectan de manera considerable, algunas son:

-Deficiente infraestructura pública para hacer deporte

-Vialidades inseguras y con poca iluminación

PUBLICIDAD

-Tiempo excesivo de traslados entre casa-escuela-oficina que desperdiciamos diariamente

 

El compromiso es de todos

 Adoptar los hábitos necesarios es un misión en conjunto; gobierno, empresas e individuos tenemos una tarea pendiente: cuidar nuestra salud.

Los gobiernos y los programas de nutrición necesitan ahora enfocarse en asegurar que las personas consuman más alimentos altos en fibras y proteínas, como frutas y vegetales, tener mayor acceso a agua potable, implementar programas complejos de actividad física en escuelas y que no solo cumplan con la hora mínima de deportes, y que los padres, en su carácter natural de educadores del seno familiar, enseñen a sus hijos cómo preparar y consumir alimentos saludables.

En algún momento en el pasado, el principal problema que teníamos en los países de América Latina era la baja nutrición. “Intentamos abordar los programas escolares de alimentación y suplementos para las familias,” dijeron autoridades de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Ahora tenemos que ver la fotografía desde una perspectiva más amplia. Las familias tienen al alcance de su mano mucha energía en alimentación y pocas opciones de gasto energético, balance indispensable para erradicar el problema de obesidad y balancear su dieta.

 

 Datos y cifras de la Organización Mundial de la Salud

  • Desde 1980, la obesidad se ha duplicado en todo el mundo.
  • En 2014, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran obesos.
  • La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal (estar por debajo del peso que se considera saludable).
  • En 2014, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos.
  • Pero el dato más importante: La obesidad puede prevenirse.

Una recomendación para los padres es el libro “¡Mamá Estoy [email protected]!” -una guía que busca ayudar a prevenir la obesidad infantil-. Su autora, María Eugenia Ibarzábal, especialista de la Clínica de Trastornos de la Alimentación de Médica Sur, también concuerda en que la obesidad requiere de una atención multifactorial.

Comencemos por informarnos para tomar las mejores decisiones. Nuestra salud y la de nuestras sociedad no podemos dejarla al azar.

Thumbs Up Farming and Agriculture Green Icon Pattern

 

Siguientes artículos

AT&T busca transformar acceso a banda ancha a través de líneas de tendido eléctrico
Por

Donde hay líneas de tendido eléctrico, puede haber banda ancha. Las zonas urbanas, rurales y marginadas del mundo podría...