Desde su incursión en México como administrador de las finanzas de los clientes, BBVA Bancomer ha sido pionero en cuanto a las vanguardias tecnológicas se refiere, ya sea desde los primeros procesos automatizados, en 1970 con la incursión de computadoras y la creación de archivos guardados en cintas para eliminar las cartulinas firmadas, hasta nuestros días con el empleo de la Banca Digital.

Pocas son las entidades bancarias que se preocupan por implementar sistemas, mecanismos y softwares que ayuden de forma precisa al cuentahabiente a realizar sus trámites de la manera más cómoda posible. Tres son los pilares de convergencia en los que se apoya la banca para lograr tales objetivos, dentro de las tendencias tecnológicas imperantes:

  1. Desarrollo de dispositivos electrónicos.
  2. Software computacional e internet.
  3. Telecomunicaciones.

El futuro bancario se encamina a su perfeccionamiento óptimo con el desarrollo computacional y los servicios “en la nube”, que se orientan a que la experiencia del usuario de la banca móvil sea veloz y práctica, para llegar a un nuevo estadío: el uso de apps en dispositivos móviles.

El tiempo es un bien sumamente preciado por el cliente bancario, quien tiene presente en sus opciones de mercado que un click adicional o innecesario, alguna fisura en la velocidad de respuesta o una deficiencia en su experiencia online se traducirá en un cambio inmediato de proveedor bancario.

PUBLICIDAD

En ese sentido, BBVA Bancomer procura ir varios pasos adelante en la eficiencia de sus servicios optimizando  al máximo todas sus aristas de servicio tecnológico, llámense éstas cajeros automáticos, practicajas, generadores de claves electrónicas, o bien perfeccionando la experiencia en internet para consultas, operaciones y solicitud de productos financieros, así como la atención a sus dudas y quejas, hasta llegar al buen desarrollo de sus apps y simuladores en sus tabletas o teléfonos inteligentes. La gestión móvil es una tendencia tecnológica crucial para entender la banca hoy en día.

Si bien la banca digital ya es una realidad en México, aún nos encontramos con ritmos de crecimiento paulatino. Sin embargo, esto es toda una oportunidad de oro, ya que la tecnología y la demanda son palpables.

 

Siguientes artículos

Historia, banca y perfeccionamiento: las sucursales desde el siglo XIX al XXI
Por

El uso constante de los servicios y la simplificación de los mismos lo que ha permitido que hoy en día se pueda realizar...