Ante la recuperación del dólar, el país sudamericano buscará aplicar medidas conjuntas con otras naciones emergentes.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, planea proponer a otras naciones de mercados emergentes que pidan a sus bancos centrales tomar medidas conjuntas para mitigar el impacto de un dólar más fuerte, reportó el lunes el diario brasileño Valor Economico.

Rousseff pretende conversar el lunes con el presidente ruso, Vladimir Putin y con su par chino, el presidente Xi Jinping, para discutir la propuesta, informó Valor, sin citar fuentes.

La oficina de Rousseff no confirmó si los líderes se comunicarán el lunes.

Durante la crisis financiera global de 2008 y 2009, los bancos centrales de varias economías importantes acordaron realizar acuerdos de swaps cambiarios entre ellos para aumentar la liquidez.

En marzo, Brasil y China acordaron establecer una línea de swaps cambiarios que les permitió intercambiar el equivalente de hasta 30,000 millones de dólares al año en sus propias monedas.

Las expectativas de que la Reserva Federal estadounidense disminuirá pronto su programa de estímulo han provocado una baja en el real brasileño a mínimos de cuatro años, lo que ha llevado al Gobierno a quitar los controles de capital para llevar más dólares a la economía.

La fuerte depreciación del real hace temer riesgos para compañías locales con deuda elevada en dólares. Una moneda más débil podría además avivar una inflación que ya es alta en Brasil al aumentar el valor de las importaciones.

 

Siguientes artículos

Créditos de vivienda disminuirán rezago habitacional
Por

Las reglas de mejoramiento y remodelación de vivienda podrían ayudar a revertir el rezago habitacional que asciende a lo...