Fuentes relacionadas con el tema, dijeron que la Asociación Nacional de Fabricante de Vehículos Automotores de Brasil quiere extender el acuerdo actual por cinco años más, luego de que en 2014 la producción de autos cayera 15.3% y las exportaciones 33.1%.

 

Reuters

PUBLICIDAD

 

Brasil quiere extender hasta por cinco años más un sistema de cuotas de importación recíproca de autos livianos con México y evitar el regreso al libre comercio en marzo como está pactado, en la renegociación de un acuerdo automotor, dijeron fuentes vinculadas a las discusiones.

Las dos mayores economías de Latinoamérica han comenzado a renegociar el Acuerdo de Complementación Económica No.55 (ACE 55), modificado hace tres años, en el que se convino regresar al libre comercio automotor desde el 19 de marzo luego de tres años con cuotas incrementales.

Una de las fuentes dijo que Brasilia pidió la semana pasada mantener el sistema de cuotas por cinco años pero que aún no presentó a México cifras precisas, aunque otras fuentes en Brasil han dicho que su Gobierno quiere que sean reducidas.

La Asociación Nacional de Fabricante de Vehículos Automotores (Anfavea) de Brasil aspira extender el acuerdo actual por un lustro, luego de que el año pasado la producción de autos cayera 15.3% -por la contracción del crédito y la débil confianza del consumidor- y las exportaciones se desplomaran 33.1%.

Otra fuente dijo que el gigante sudamericano, acosado por una desaceleración económica y una baja en los precios de materias primas que exporta, está pensando pedir a México que el esquema de cuotas sea extendido entre tres a cinco años más.

“La industria (mexicana) está presionando al Gobierno mexicano. Tendrán que jugar duro en la mesa de negociación”, dijo la fuente quien anticipó que, aunque “habrá mucho drama para llegar al final de las negociaciones”, México terminará aceptando mantener las cuotas.

 

Retoman conversaciones en México

Las conversaciones serán retomadas el jueves cuando una misión del Gobierno de la presidente Dilma Rousseff -conformada por funcionarios de Industria y Comercio, Relaciones Exteriores y Hacienda- se reúna en Ciudad de México con representantes del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, evadió el martes responder si Brasil propuso en la reunión de la semana pasada reducir las cuotas.

“Las negociaciones son negociaciones. México está buscando el libre comercio automotriz”, dijo Guajardo, tras agregar que Brasil intenta volver a un esquema de administración de comercio por su complicada situación económica.

Por su parte, el ministro de Comercio de Brasil, Armando Monteiro, dijo a periodistas el martes que su Gobierno tiene plena confianza de que México va a extender el sistema de cuotas que “beneficia a ambos países”.

En 2012, durante el primer período de Gobierno de Rousseff, Brasil puso contra las cuerdas a su socio y lo llevó a modificar el convenio -vigente desde 2003- bajo amenaza de romperlo, fijar montos de cupos recíprocos y establecer reglas de contenido regional.

Los montos de los cupos fueron: 1,450 millones de dólares (mdd) para el primer año (terminado el 18 de marzo de 2013), 1,560 mdd para el segundo periodo y 1,640 mdd para el tercero, que vence el mes próximo.

En cuanto al contenido regional en autos livianos, se acordó aumentarlo de 30 a 35% a lo largo del primer año y a partir del quinto año aplicar 40%.

Un renegociación podría dar un poco de oxígeno al golpeado mercado automotor brasileño que espera ventas planas este año, tras una caída del 7.1% en 2014, y que las exportaciones crezcan sólo un uno por ciento.

México, por el contrario, espera que la producción marque un nuevo récord de 3.5 millones de unidades en 2015, de las cuales alrededor del 80% será para los mercados externos.

 

 

Siguientes artículos

Rotoplas gana terreno en mercado brasileño
Por

Rotoplas generó en el cuarto trimestre el 39% de sus ventas en Brasil y un 49% en México, lo que se compara con una un 3...