El gobierno carioca podría apostar por un endurecimiento en política monetaria para contener las presiones inflacionarias.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

El Banco Central de Brasil podría subir las tasas de interés para controlar la inflación si fuera necesario, dijo el viernes el ministro de Hacienda brasileño Guido Mantega, lo que hacía especular al mercado que la autoridad podría endurecer su política monetaria en su reunión de la semana próxima.

“No vacilaremos en tomar medidas, aun decisiones que sean consideradas menos populares como, por ejemplo, medidas vinculadas a las tasas de interés”, dijo Mantega durante un evento en Sao Paulo.

Aunque el funcionario ya había declarado antes que el Banco Central tiene libertad de subir las tasas si fuera necesario, sus palabras se interpretan como una confirmación de que -como los precios siguen escalando en la mayor economía de América Latina- el Gobierno de Dilma Rousseff concuerda en que es tiempo de subir los costos del endeudamiento.

Los rendimientos de los futuros de las tasas de interés de Brasil subían tras las declaraciones del ministro. El rendimiento de los contratos futuros de las tasas de interés que vencen en enero de 2014 trepaba 15 puntos básicos a un 8.07%.

“Sus palabras tuvieron algo de impacto real porque se producen poco antes de la reunión sobre las tasas (del Banco Central) y señalan que el Gobierno estará más activo en el frente de la política monetaria”, dijo un operador en Sao Paulo.

El Banco Central tiene el dilema de subir las tasas de interés desde su actual mínimo histórico de 7.25% luego de que en marzo la inflación anualizada sobrepasó el techo del rango oficial.

Aunque los operadores apuestan por un alza en las tasas, la mayoría de los analistas aún estima probable que el Banco Central opte por la cautela y mantenga la tasa Selic mientras espera más cifras económicas.

Mantega dijo que el Gobierno no tiene una “agenda política” contra subir las tasas. Algunos expertos han especulado que el emisor no subirá las tasas para evitar un enfriamiento de la economía el año próximo, cuando Rousseff competirá por la reelección.

El funcionario agregó que el Gobierno debería tratar de controlar las expectativas inflacionarias para que no tengan un impacto negativo sobre la economía. Agregó que la reciente estabilización del tipo de cambio no avivaría alzas en los precios de los combustibles.

Mantega reiteró que la inflación anual se aliviaría más adelante este año, a medida que decrece la presión sobre los precios de los alimentos.

 

Siguientes artículos

Redes, el territorio rebelde de los internautas
Por

Groserías, enojos, berrinches, peleas… La gente suele ser menos educada en su comportamiento en Internet de lo que es en...