Así calificó el ministro de Hacienda carioca Guigo Mantega a la situación económicaque atraviesa el país; el real brasileño se ha debilitado 17% desde mayo.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

SAO PAULO – La economía de Brasil atraviesa una “mini crisis”, a causa de la turbulencia en los mercados globales empeorada por los confusos mensajes de la Reserva Federal estadounidense, dijo el lunes el ministro de Hacienda del país, Guido Mantega.

Hablando en una reunión con empresarios en Sao Paulo, Mantega dijo que las reservas extranjeras históricamente altas y bajos niveles de deuda pública ayudarán a proteger a Brasil de una fuerte caída de su moneda local y un crecimiento económico más débil tanto dentro del país como afuera.

“Es una mini crisis que estamos atravesando, pero tendrá un impacto mucho menor a lo que pasó, digamos, en la crisis europea del 2011 y 2012”, dijo Mantega.

El ministro agregó que la Reserva Federal estadounidense ha comunicado sus planes de reducir el estímulo monetario “pobremente”, provocando parte las fuertes oscilaciones en el valor de las monedas y acciones de las economías de mercados emergentes.

En julio, Mantega dijo a Reuters que lo peor de la turbulencia financiera probablemente finalizó luego de que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, aclarara que un retiro del estímulo monetario dependía de la fortaleza de la recuperación de Estados Unidos.

Tras un breve periodo de calma, el real brasileño se hundió a cerca de mínimos de cinco años contra el dólar en agosto, obligando al Banco Central del país a lanzar un programa de intervención cambiaria de 60,000 millones de dólares la semana pasada para frenar la depreciación.

Un real más débil eleva el valor de los bienes importados y el costo de pagar sus deudas para las compañías locales, dañando aún más la confianza de los inversores en la economía más grande de América Latina. El real se ha debilitado un 17% desde mayo.

Aunque la economía podría mostrar un aumento de la actividad en el segundo trimestre, datos recientes apuntan a una débil recuperación hacia futuro, con algunos economistas pronosticando un crecimiento económico cercano al 2 por ciento este año.

Sin embargo, Mantega dijo que la economía local se mantendrá robusta, impulsada por un aumento en la inversión y el impacto de concesiones de infraestructura.

Algunos potenciales inversionistas en esos proyectos han expresado preocupación por los esfuerzos gubernamentales por limitar los retornos a tasa fija, aunque Mantega dijo el lunes que el Gobierno en realidad quiere ofrecer “retornos altos”.

La presidenta Dilma Rousseff ya alivió los términos de concesiones de aeropuertos, puertos, caminos y vías férreas mientras el Gobierno busca más de 100, 000 millones de dólares en capital privado para arreglar la dilapidada infraestructura que se ha convertido en un obstáculo para el crecimiento de la economía.

 

Siguientes artículos

El mercado mexicano inicia semana con sesión negativa
Por

El IPC de la Bolsa Mexicana de Valores cerró la jornada del lunes en 40,419.93 unidades, una pérdida de 1.23%.   Re...