El gobierno de Brasil presentó formalmente un plan con el que planea vender 57 empresas del Estado, poniendo a disposición del sector privado los activos con los que espera recaudar cerca de 14,000 millones de dólares y reducir el déficit en las cuentas públicas del país.

El plan del Ejecutivo, encabezado por Michel Temer, incluye la venta de importantes empresas estatales como la ya anunciada Eletrobras; además de la privatización y concesión de 14 aeropuertos, 15 terminales portuarias y 11 lotes de líneas de transmisión eléctrica.

Entre los nuevos activos anunciados está el aeropuerto de Congonhas, el segundo mayor del país en número de pasajeros; la Casa de la Moneda, entidad encargada de la impresión de los billetes de la moneda brasileña y los pasaportes; y Lotex, encargada de la venta de lotería y apuestas, entre otras.

Además en el nombrado Programa de Asociación de Inversiones (PPI), el gobierno decidió abrir a la explotación minera privada un área de más de 40,000 kilómetros cuadrados en plena selva amazónica.

PUBLICIDAD

La noticia había sido tomada con euforia por los mercados bursátiles el martes, cuando se reveló el plan de privatizaciones, aunque con ciertas dudas sobre la estrategia que pone al mejor postor varias “joyas de la corona” con la mera intención de tapar déficits.

Este viernes el Bovespa reporta una caída de 0.37%, hasta las 70.873,15 unidades; mientras que las acciones de la eléctrica Eletrobras ampliaban en un 0.30% las subidas recientes, sostenidas por el optimismo ante los planes de privatización.

Los 14,000 mdd que pretende conseguir el gobierno brasileño serían una bocanada de aire fresco ante las previsiones de sus déficits en 2017 y 2018, las cuales tuvo que incrementar ante las demoras de recaudación y la lentitud del despegue económico, tras dos años de grave recesión y una crisis política que llevó a la destitución de Dilma Rousseff.

También consideró que este plan es una herramienta para enfrentar el desempleo en el país, que tiene alrededor de 13.5 millones de personas sin trabajo, y restablecer las condiciones para el crecimiento de su economía.

La economía brasileña se contrajo 3.8% en 2015, su peor resultado en 25 años, y 3.6% en el año siguiente, cayendo en una recesión, algo que no ocurría desde la década de 1930.

 

Siguientes artículos

champions
¿Cuánto vale la Champions League de 2018?
Por

El 12 de septiembre comenzará una nueva temporada de Champions League donde 31 equipos intentarán sustituir al Real Madr...