El primer ministro de China aseguró que la cooperación entre ambos países ayudará en la recuperación de la economía mundial.

 

Reuters

PUBLICIDAD

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció el martes acuerdos comerciales, financieros y de inversiones con China por más de 53,000 millones de dólares, los que apuntan a ayudar a Brasil a mejorar su infraestructura e impulsar la debilitada economía.

Rousseff habló en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro chino, Li Keqiang, en Brasilia.

En la ocasión, Li aseguró que la cooperación entre ambos países ayudará en la recuperación de la economía mundial.

Li se reunió con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y firmó una serie de acuerdos, desde la compra de aviones de pasajeros de Embraer hasta la suspensión de una veda a las importaciones de carne brasileña y un discutido plan para construir una vía férrea que pase sobre los Andes y llegue hasta el Océano Pacífico.

Una inyección de capital de China no podría venir en mejor momento para Brasil, que está cayendo en recesión tras el fin de un auge de materias primas que fue alimentado por la voraz demanda de China el mineral de hierro y la soja de Brasil, las principales exportaciones del país sudamericano.

A medida que la economía china se desacelera, las compañías en ese país también están buscando nuevas oportunidades para invertir en el exterior.

Las empresas chinas con tecnología y experiencia están listas para construir fábricas en Brasil para producir los materiales y el equipamiento necesarios para realizar proyectos de infraestructura a gran escala, dijo Li en una columna publicada el lunes por Valor Econômico.

 

 

Siguientes artículos

Walmart incumple ventas comparables en EU
Por

La tienda minorista proyectó ganancias en el segundo trimestre de entre 1.06 y 1.18 dólares por papel, frente a las esti...