La brasileña Braskem Idesa se prepara para iniciar la operación de su planta de cogeneración de energía eléctrica dentro de su proyecto Etileno XXI, aunque ya analiza una nueva inversión de hasta 150 mdd para apuntalar el negocio. Pero Mexichem y Cemex apuestan en la misma cancha.

 

 

 

PUBLICIDAD

La industria petroquímica era su primera apuesta en México. Sin embargo, Braskem Idesa descubrió que la reforma energética le encendió una nueva oportunidad: la generación de energía eléctrica.

“Nosotros tenemos que esperar para hacer inversiones petroquímicas por la falta de disponibilidad de materias primas, pero las inversiones que son posibles están en la generación de energía eléctrica”, asegura en entrevista Roberto Bischoff, director general de Braskem Idesa.

Actualmente, la compañía subsidiaria del gigante brasileño Odebrecht trabaja en una planta de cogeneración de energía eléctrica que aportará una producción de 150 megavatios (MW) al desarrollo de Etileno XXI, en Veracruz, en el cual la firma invertirá un total de 4,500 millones de dólares (mdd) y  permitirá producir para 2015 un millón 500,000 toneladas de polietileno.

Pero no son los únicos proyectos eléctricos que se asoman a su paso. La compañía estudia la inversión de hasta 150 mdd adicionales para construir una nueva estación de cogeneración eléctrica con la misma capacidad de producción de su primer desarrollo.

La reforma energética, aprobada este año, promete la competencia entre suministradores privados y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), además de permitir asociaciones con Petróleos Mexicanos (Pemex) para implementar plantas de cogeneración del gas que se genera en los pozo petroleros.

El gas natural es el principal combustible que en el largo plazo impulsa el negocio energético de Braskem Idesa, aunque no es el único jugador que se anota para aprovechar las oportunidades del mercado: Cemex y Mexichem están listos para encender la chispa del negocio.

 

El foco del negocio

En 2010, la empresa brasileña Braskem y la mexicana Idesa decidieron unirse para desarrollar el proyecto Etileno XXI, que consiste en la construcción u operación del complejo petroquímico que producirá polietileno, producto del cual dependen cadenas industriales como las del plástico.

Pero la cartera de Braskem Idesa no se cerrará con este proyecto. La reforma energética promete oportunidades de negocio en el desarrollo de la industria de la petroquímica básica en el largo plazo.

Tan sólo en 2015, la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ) espera que el monto de la inversión de las empresas alcance cerca de 20,000 mdd, lo cual supera los 14,000 mdd que se invierten en promedio cada año.

El mercado mexicano de polietileno consume alrededor de 2,000 toneladas al año de polietileno, de acuerdo con cálculos de la empresa.

Ésta es una oportunidad para desarrollar nuevos proyectos petroquímicos, aunque la compañía prefiere no invertir en este rubro dentro del corto plazo hasta ver el interés de los demás inversionistas en los proyectos de Pemex.

“Ahora hay que ver los detallitos de cada uno de los campos ofrecidos a la iniciativa privada, para ver cómo reaccionan las empresas; nosotros en inversiones petroquímicas tenemos que esperar a la disponibilidad de materias primas”, explica Roberto Bischoff.

Por lo pronto, los proyectos de cogeneración eléctrica irán de la mano de sus instalaciones para aprovechar la infraestructura que desarrollan.

“Tenemos una visión de largo plazo de gas natural disponible y competitivo en México que genera condiciones para la generación de energía eléctrica”, dice.

Éste es el preámbulo que Bischoff tiene en mente para realizar las inversiones en la producción petroquímica, pero que les permite avanzar en un proceso productivo que hace emocionarse y mostrar parte de la ganancia que visualiza.

“Puedes tener un nivel de integración energética, que es un grado de integración más elevada, ya que puedes reemplazar energía generada con combustibles fósiles y puede ser elevada la operación a niveles de cogeneración eficiente”, comenta el empresario brasileño.

Pero no es el único jugador que mira la oportunidad de Braskem. Cementos Mexicanos (Cemex) anunció recientemente la operación en el primer trimestre de una subsidiaria de energía eléctrica con capacidad de generación de 3,500 megavatios.

Cemex Energía buscará socios y financiamiento para desarrollar los proyectos energéticos, además de que dará la batalla por captar 5% de las inversiones en el sector eléctrico.

Competidores en el sector natural en que compite Braskem Idesa también juegan sus cartas en proyectos energéticos, como es el caso de Mexichem, empresa mexicana que recientemente anunció inversiones para la cogeneración de electricidad con Pemex  por cerca de 650 millones de dólares.

“No hemos definido el destino de la energía que generamos, pero es una oportunidad muy importante y beneficiosa para México más temprano que tarde”, asegura Bischoff.

Foto: Braskem-Idesa

 

La promesa

El próximo año, Braskem Idesa planea invertir 800 mdd para concluir el proyecto Etileno XXI en el tercer trimestre de 2015. Hasta octubre de este año, el proyecto presenta un avance general de 85%, por lo que el directivo se muestra despreocupado por la promesa en la operación de esta obra.

Sin embargo reconoce que uno de los retos más grandes se encuentra en garantizar la disponibilidad de mano obra calificada para llegar a las siguientes etapas de producción del complejo ubicado en Veracruz.

“El reto es mover 85,000 toneladas al mes y un millón 50,000 toneladas al año”, dice Bischoff.

La capacitación en los nuevos frentes de negocio son las nuevas variables en donde la inversión de la brasileña deberá surtir efecto para garantizar la prosperidad en su operación de México.

Roberto Bischoff sonríe frente al panorama y sabe que su apuesta en la producción de energía es otro de los escalones que Etileno XXI le ayudará a subir para colocarse como un jugador de peso: “Hoy sólo somos conocidos por los mexicanos gracias al nombre de nuestro proyecto Etileno XXI, pero estamos seguros que nuestros planes nos harán ser identificados en el futuro como Braskem Idesa”.

 

Siguientes artículos

Zalando, la startup que compite contra Amazon
Por

Zalando empezó como una copia descarada del minorista de calzado Zappos, pero la empresa alemana ha superado el estatus...